REFLEXION .»SI NECESITO AYUDA Y ES DOMINGO»

Pero,¿a quien puedo llamar si necesito ayuda y es domingo?
A tí no.
Porque estas no se donde,con tu cáscara de sol y de risa de gente buena,tu armadura de domingo.
Ya se ,nunca me dijiste que eras desdichado,no te estoy echando en cara tu felicidad,simplemente te estoy contando mi soledad,en voz baja,como rezando el rosario.
Nunca quise complicarte en mi tristeza;los hombres no admiten ninguna clase de complicidad con las lagrimas.Les tiene demasiado miedo,y por eso juran que las aborrecen,o que se aburren de ver correr el surtidor del llanto.
Que cosa.Cuantos detalles hay que cuidar ahora…no es posible dejar que las cosas suceden porque si,que la planta de flor cuando sea tiempo y que la flor abra porque es hora…Los años me han convertido en un mecanismo de relojería: y puedo adelantar los momentos,o atrasarlos.
Lo que no puedo es hacer que el momento en que los dos estamos juntos,dure para siempre.
Si…si,ya se.Te estoy asustando.Pensás que terminare suplicándote que largues todas tus obligaciones,que me tomes de la mano y nos echemos a andar por las calles como dos chiquillos enamorados.
No.Soy sensata.Ya has visto que sensata que bien pienso,como jamás mencione tu nombre ni conté nada a nadie…ni se muda mi rostro cuando te veo en medio de otra gente…
Y hasta…,hasta he parecido feliz a veces,muy contenta de la vida que llevo.
Si hasta vos mismo te los has creído,en parte.Si hasta has tenido celos de mis pequeñas dichas
Nunca quise complicarte en mi tristeza,pero hoy domingo por la tarde,ha sucedido algo terrible.
Me he sentido muy mal.Me cabía todo el en los ojos y no terminaban de vaciarse.
Tome mi libreta de direcciones ,busque el teléfono de los amigos,llame a uno y a otro y no me respondía nadie.
Insistí,la campanilla sonaba largamente,y nada.
Puse la radio a todo lo que daba y me trepe a la música con la misma desesperación con que me trepo al sueño por las noches.
Pero la música corcoveaba alegremente y me hacia caer.
O de de repente era tan triste que me ahogaba en ella y aleteaba los brazos para salirme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *