REFLEXIÒN. PACIENCIA

Paciencia… Paciencia

Paciencia, paciencia, muchas dosis de paciencia necesito para superar problemas y ser tolerante con las fallas.

Paciencia conmigo mismo para poder tener paciencia con mis semejantes, con los amigos y los extraños.

Paciencia que crece si cancelo el perfeccionismo y crezco en realismo y en aceptación.

Paciencia que me hace amable cuando en la oración constante Dios me da fortaleza y serenidad.

Con Dios en el corazón soy capaz de perdonar, de comprender y de desterrar el mal genio.

Paciencia es el tesoro que me permite convivir en armonía a pesar de los conflictos normales.

Paciencia como la de la madre con el bebé, la del artista ante el mármol o el lienzo, la del sembrador con su cultivo.

Paciencia hoy y paciencia mañana con mis errores y los de los demás. Esa misma que Dios tiene conmigo. Paciencia que no es conformismo sino aceptación de procesos.

¡Señor, dame paciencia!

TU ESPIRITU
EN FRECUENCIA MODULADA
Gonzalo Gallo González

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *