REFLEXIÒN.LA DICHA

El que vaya en busca de la dicha debe recordar que,
donde quiera que vaya,
no hallará otra dicha que la que lleve consigo;
ella nunca está fuera de nosotros
y tiene solamente los límites que nosotros le trazamos,
límites que estarán determinados por nuestra
capacidad de evaluación y de gozo.

En el mundo entero nada encontraremos que no esté
dentro de nosotros porque la felicidad
surge de la expresión espontánea y fuerte
de lo mejor que sabemos y podemos.
Es necesario llevar la dicha en nosotros
donde quiera que vayamos,
porque de otra manera no la hallaremos
en ninguna parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *