REFLEXIÒN.DIOS

Pasé tanto tiempo procurándote, no sabía…

Miraba hacia el infinito, no te veía…

y pensaba conmigo mismo… ¿será que tú existes?

no me contentaba y la búsqueda proseguía.

Trataba de encontrarte en las religiones y los templos…

tú tampoco estabas.

Busqué a través de sacerdotes y pastores…

tampoco te encontré.

Me sentí solo, vacío, desesperado y descreído,

en el descreimiento te ofendí,

en la ofensa tropecé,

en el tropiezo caí,

en la caída me sentí desolado,

desolado procuré socorro,

en el socorro encontré amigos,

en los amigos encontré cariño,

en el cariño vi nacer el Amor,

con Amor vi un mundo nuevo,

en un mundo nuevo resolví vivir,

al recibir, resolví dar,

dando alguna cosa, mucho recibí,

y recibiendo me sentí feliz,

y al ser feliz, encontré la Paz,

y teniendo Paz, fue que comprendí,

que dentro de mí es que tú estabas,

y sin buscarte fue que te encontré…

Anónimo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *