REFLEXION DE SHABAT-22 DE MAYO 2015

 
Encendido de velas: 17.37 hs.
Finalización del Shabat: 18.35 hs.
 
Pasaron siete semanas desde la salida de Egipto cuando llega el gran
momento, el acontecimiento único en la historia de la humanidad.
Dios se dispone a hablar, a revelar su Ley, a hacer oír su voz.
 
Durante 3 días el pueblo y sus jefes viven en la espera y la purificación: hay
que ser digno de recibir la Ley, digno de la visión de Dios.
 
No obstante, según una leyenda midráshica a algunos no les interesa.
La mañana del día en que todo Israel debería encontrarse reunido al pie de la
montaña, hay hombres y mujeres que todavía están en sus hogares, en sus
tiendas…
 
Entonces Dios se manifiesta primero con rayos y truenos para sacudir y
despertar a los que son tan necios como para dormitar mientras el tiempo y
el corazón de los hombres se abren para recibir la llamada de Dios.
Luego, de pronto, silencio.
Y desde el fondo de ese silencio, una voz.
Dios está hablando.
¿De qué habla Dios?
¿De su obra secreta?
¿De sus intenciones?
 
No, habla de las relaciones entre los hombres, de los deberes de cada
individuo para con los otros individuos…
Elie Wiesel, Mensajeros de Dios.
 
 
Shavuot ya está casi con nosotros. Dios vuelve a hablarnos como lo hizo ese día.
Dios vuelve a mostrarnos que para llegar a él, el camino es el respeto, la ayuda, el no ser indiferentes frente a nuestro prójimo.
Shabat Shalom VeJag Sameaj!!!   שבת שלום וחג שמח
Rabina Graciela Grynberg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *