REFLEXION .Ahora tengo miedo.

Me acuerdo de un poema de mi adolescencia :
«Domingo.
Esta mañana,en misa
arrodillada y trémula en la iglesia,
pensé si el viejo que encendía las velas
es ese mismo viejo
que por las noches enciende las estrellas…»
Entonces esta Dios,también,para llamarlo…
Pero ahora,hombre de algún momento y algún beso y alguna flor durmiéndose en mi pecho…ahora ,que no puedo fingir que no soy triste y no puedo fingir que no te quiero,que me conformo con un encuentro fugaz cada tanto para que encienda mis estrellas como el viejo del poema de mi adolescencia…ahora, hombre con armadura de alegría,hombre moreno y seco;cabeza de chiquillo, sonrisa de muchacho,manos de ramas nuevas ,ahora…
¿ a quien puedo llamar si necesito ayuda y es domingo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *