REFLEXIÒN: ¡NO LLORES SI ME AMAS !

¡Si conocieras el don de Dios y lo que es el Cielo!
¡Si pudieras oír el cántico de los ángeles y verme en medio de ellos!
¡Si pudieras ver con tus ojos los horizontes, los campos eternos y los nuevos senderos que atravieso!
¡Si pudieras, por un instante, contemplar como yo la belleza ante la cual los astros palidecen!
Créeme: cuando la muerte llegue a romper tus ligaduras como ha roto las mías y, cuando un día en que Dios ha fijado y conoce, tu alma venga a este Cielo en que te he precedido, ese día volverás a verme y encontrarás mi corazón que te amó y te sigue amando, con todas las ternuras purificadas.
Volverás a verme pero transfigurado y feliz, avanzando contigo por los senderos nuevos de la Luz y de la Vida, bebiendo a los pies de Dios un néctar del cual nadie se saciará jamás.
Por eso, no llores si me amas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *