Recomiendan cirugía de espina bífida intraútero

Un nuevo estudio sugiere que para los niños con espina bífida (mielomeningocele), la cirugía intraútero es más rentable, debido a los costos asociados con el cuidado de un niño con déficits significativos.

Los investigadores de la Universidad de Johns Hopkins (JHU; Baltimore, MD, EUA) construyeron un modelo de decisión para evaluar los costos y efectos para el sistema de salud de la cirugía in útero, en comparación con la cirugía poco después del nacimiento de los niños con espina bífida. Los investigadores asumieron que la cirugía prenatal estaba asociada con resultados neurológicos mejorados y cambiaron la necesidad de otras intervenciones quirúrgicas en la descendencia, como la derivación ventriculoperitoneal (VP), cirugía para la médula espinal anclada, y la malformación Chiari. Los investigadores también tuvieron en cuenta resultados adversos debidos a la cirugía prenatal y los riesgos no deseados para embarazos futuros después de la cirugía prenatal. El resultado primario fue el índice del incremento de la rentabilidad (ICER).

Los investigadores encontraron que el modelo predice que cada 100 reparaciones de mielomeningocele fetal producen un ahorro de costos de 3.135.557 dólares, y una calidad de vida mejorada (QALY), calculando el ICER de 48.993 dólares por QALY ganado. Los investigadores luego estimaron que por cada 100 reparaciones prenatales, las QALYs aumentaron en 96 para los recién nacidos con mielomeningocele, pero las QALYs maternas se redujeron en 23, y las QALY futuras de los hermanos se reducen en 9. En total, se encontró que la cirugía prenatal da un ahorro de costos de 55% en las simulaciones, y una rentabilidad en el 72%. El estudio fue presentado durante el encuentro anual de la Sociedad de Medicina Materno-Fetal, realizado en Febrero de 2012 en Dallas (TX, EUA).

“Dados los costos grandes asociados con el cuidado para un niño con déficits significativos, los resultados mejorados con la cirugía in útero lo hace menos costoso, durante la vida, que la cirugía después del nacimiento”, dijo el coautor del estudio Erika Werner, MD, del departamento de ginecología y obstetricia en JHU.

La espina bífida es una enfermedad congénita del desarrollo causada por el cierre incompleto del tubo neural embrionario; si la abertura es suficientemente grande, permite que una parte de la médula espinal sobresalga a través de la abertura en los huesos. El mielomeningocele es la forma más significativa de la espina bífida, la localización más común de la malformación son las áreas lumbar y sacra. La espina bífida puede ser abierta quirúrgicamente después del nacimiento, pero esto no restablece la función normal para la parte afectada de la médula espinal. La incidencia de la espina bífida puede ser disminuida en hasta el 70% cuando se toman suplementos diarios de ácido fólico antes de la concepción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *