¿Recesión espiritual y moral?

Una de las palabras que más se ha usado, ante las circunstancias de crisis por las que estamos pasando, ha sido la palabra “recesión”. Y recesión es la disminución de la actividad económica de un país o de todo el mundo, como ocurre actualmente. Pero hay algo que hemos de tener muy presente a la hora de analizar el fondo de todo lo que está sucediendo, y es la falta de conciencia ética o moral de la vida. Si la corrupción existe, sea del color que sea, es por la falta de responsabilidad o por la concepción de la vida misma, donde lo único que prima es la idolatría del egoísmo. Si analizamos los motivos por los que se rige el quehacer diario, el trabajo, el servicio social donde cada uno se ejercita y desarrolla, podemos deducir que hay una pieza de este maravilloso puzzle que no funciona: la razón por la que soy persona; una razón que está en lo más íntimo de uno mismo.
En lo más íntimo de la experiencia humana y de cada persona, además de lo corpóreo y de lo psicológico, existe lo espiritual. La espiritualidad se encuentra también en recesión; la actividad espiritual disminuye. El materialismo ha narcotizado lo más íntimo del corazón, que es la hermosura de alma. Cuidamos el cuerpo para que el corazón, como víscera importante que es, funcione y lleve los ritmos necesarios. Los anuncios publicitarios son ingentes. Cuidamos la parte psicológica, y sabemos que es necesario una armonía interior y un temple especial para afrontar con madurez lo que nos acontece; cuando uno no encuentra las claves fundamentales va al psicólogo.
Todo esto está bien, pero ¿cómo cuidamos el espíritu? Y aquí ya encontramos más dificultad; el espíritu también necesita una cura especial. De él nace todo: nacen los buenos o malos deseos, las buenas o malas acciones, las orientaciones justas o injustas a la hora de valorar la vida. Aún más: quien cuida bien su espíritu está invirtiendo en lo mejor para el futuro. Y el futuro es la eternidad, para bien o para mal, según haya sido nuestro comportamiento. Como dice san Juan de la Cruz: “Al atardecer de la vida te examinarán del amor”.
Si lo espiritual no se cultiva, es normal que la ética o la moral se devalúen y se desmoronen. Lo único que da libertad y auténtica felicidad es la armonía interior, que, como una melodía, trasciende y enamora. Es el momento y se ven rayos de luz donde ya se van buscando espacios de reposo y de alivio interior. Cuanto más se valore este modo de vivir, más se irán manifestando los frutos que del mismo espíritu han nacido. No nos dejemos aprisionar por la desidia y menos por el relativismo de la experiencia. Si hay crisis, no es solamente material sino también espiritual. Para cambiar se necesita la conversión del corazón, que exige mayor interiorización, mayor relación con Dios y mayor desprendimiento donde los demás importan.
Lo espiritual y lo moral se conjugan. Si no existe un diálogo permanente, los fracasos serán seguros. ¿Y no es así en nuestros tiempos? ¡Apliquémonos el cuento!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *