¿REALIDAD O FANTASÍA?-El truco de los fenómenos paranormales

Estimado profesor Velmont: Soy parapsicóloga e investigadora de los fenómenos paranormales, y por eso, luego de recibir Enigmas develados, que le agradezco infinitamente, me atrevo a preguntarle su opinión sobre ellos. Como usted sabrá, las investigaciones realizadas en estos campos, más suman en la perplejidad que aclaran las dudas.
Específicamente, me refiero a las psicofonías (son registros sobre cinta virgen obtenidas en cualquier grabador, de voces humanas, susurros, ruidos, música, campanas), así como también respecto del efecto llamado «poltergeist«.
Poltergeist es un término exclusivamente parapsicológico que corresponde a la voz alemana que significa «duende ruidoso». Esta palabra comprende una extensa gama de fenómenos parafísicos, raramente parabiológicos, que se manifiestan siempre vinculados a un lugar (viviendas, cementerios, templos, etc.).
Algunos de los hechos registrados en este tipo de manifestación han sido: litotelergia, raps, teleplastias, telecinesia de muebles u objetos pesados, fantasmogénesis, voces y ruidos paranormales. Parecen asociarse a la presencia de un sensitivo, con frecuencia en edad adolescente.
Estos lugares han recibido también el nombre de casas encantadas.
Anabela B.


RESPUESTA


Apreciada Anabela: La Parapsicología considera que los fenómenos paranormales, sean psicológicos o físicos, son debidos a fuerzas que parecen inteligentes, o bien a facultades desconocidas aún de la mente humana (extraigo esto de un «diccionario paranormal»).
No quiero criticar a tu profesión, pero decir esto es como sostener que una cosa puede ser tanto blanca como negra. Hubiera sido preferible que no definieran nada.
¿Te sorprendería si te digo que los fenómenos paranormales son todo un disparate, simplemente porque no existen?
La explicación es ésta: Desde tiempos inmemoriales se ha sabido que existe un «más allá», donde están los «muertos», y que a través de la mediumnidad es posible la comunicación con ellos.
Esto es parcialmente cierto. Nosotros somos espíritus haciendo una experiencia humana, lo que significa que nuestro verdadero hogar no es el plano físico sino ese «más allá«. En realidad, allá estamos vivos y libres. Aquí, en cambio, estamos encerrados en una especie de cárcel llamada «cuerpo», que para colmo hay que cuidar y darle de comer.
El plano físico es el nº 1, y luego le siguen diversos planos suprafísicos o espirituales, cada uno de distinto nivel vibratorio.
El más cercano en vibración al plano físico es el nº 2, donde habitan los «espíritus del Error«, llamados así en razón de su ignorancia y maldad. Naturalmente que ésta es su índole porque están en evolución. Estos espíritus más tarde pasarán al plano 3º, que también es del Error, pero tiene un poco más de Luz. Luego, a medida que evolucionan, pasarán al plano 4º, que es de Maestría, y finalmente al 5º, que es un plano de Luz, donde mora la Jerarquía Planetaria, con el Maestro Jesús como Logos Solar, y todas las entidades que hemos conocido en la Tierra como grandes sabios, filósofos o benefactores de la humanidad: Confucio, Hubbard, Krishnamurti, Saint Germain, Lao Tsé y la madre Teresa, por citar solamente a unos pocos.
Los que provocan todos los llamados «fenómenos paranormales» son los espíritus del Error del plano 2º, que es un plano de vibraciones muy bajas, que está «pegadito» al plano físico o plano 1.
¿Quiénes son, en realidad, estos espíritus del Error? ¡Pues somos nosotros, pero sin cuerpo! Voy a aclararte esto para que no quede ninguna duda. Antes de encarnar, nosotros, como seres espirituales que somos, habitamos en alguno de los niveles 2º a 5º, de acuerdo a nuestro grado evolutivo. Si evolutivamente somos poco elevados, estaremos habitando en el plano 2º.
Y como en los planos espirituales no tenemos un cuerpo que alimentar, nos sobra el tiempo para las maldades.
Estas maldades, en alguna medida, los espíritus del Error las hacen con los que estamos encarnados, aprovechándose de nosotros porque al no tener memoria reencarnativa no recordamos de dónde venimos.
Además, tampoco podemos verlos, porque es una ley de los planos suprafísicos o espirituales que desde los planos elevados se pueden percibir los planos inferiores, pero no al contrario.
Como el plano físico, reitero, y el plano del Error 2º están uno al lado del otro, les es fácil a los espíritus que allí habitan hacer algunos trucos burdos, como las psicofonías, los poltergeist, y todas las manifestaciones catalogadas por la Parapsicología como «fenómenos paranormales»: sangre en las paredes, imágenes que lloran, apariciones de la Virgen, y muchas otras bobadas.
No hay ninguna diferencia entre los trucos de ilusionismo que hace David Copperfield u otros magos y los trucos de ilusionismo que hacen los espíritus del Error.
¿Acaso tú le llamarías un «fenómeno paranormal», a la engañifa que hace cualquier prestidigitador que se precie de tal cuando corta a una mujer en dos?
Por si no lo sabes, en cuanto la partenaire del mago se mete en la caja y ésta es cerrada, de inmediato ella encoge los pies, de modo que cuando el operador la corta, en realidad corta el vacío.
De más está decir que los pies que salen por el otro lado de la caja, y parecen ser de la mujer cortada, son mecánicos y accionados por un colaborador del mago escondido tras bambalinas, de la misma sencilla forma en que cualquier televidente cambia de canal con el control del televisor.
Cuando uno conoce los trucos, como los que hacen los espíritus del Error, simplemente no les hace el juego y el resultado será que dejarán de hacerlo.
Pero, claro, siempre habrá algún tonto que insistirá y terminará por caer en la trampa. Bienvenida al Club. Un fuerte abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *