RADON

Mes de acción contra el radón: protéjase y proteja a su familia contra el radón

La exposición prolongada al radón, un gas radioactivo, se considera desde los años 80 un riesgo para la salud pública.

El radón es un gas incoloro e inodoro que se forma cuando el uranio se descompone en radio y otras substancias. El uranio se encuentra en pequeñas cantidades y de manera natural en la mayoría de las rocas y el suelo, aunque es más común en ciertos tipos de rocas que en otras. El uranio es un elemento radioactivo, lo que significa que es inestable y se degrada naturalmente para convertirse en otros elementos. El radio formado por la degradación del uranio es también radioactivo y se degrada para formar el radón, un gas radioactivo.

Cuando el gas radón se inhala, este puede dañar los pulmones. Los niveles altos de exposición al radón se han asociado con un aumento en el riesgo de contraer cáncer de pulmón.

El radón entra al medio ambiente por el suelo, las minas de uranio y fosfato, y mediante la combustión del carbón. La exposición al radón representa un riesgo a la salud de varios grupos de personas en particular. Los fumadores de tabaco que también están expuestos al radón tienen probabilidades particularmente altas de contraer cáncer pulmonar. Los mineros de uranio y fosfato tienen altos niveles de exposición ocupacional al radón. Por lo general, muchos grupos de la población desconocen el peligro del gas radón.

El radón ha sido considerado un riesgo para la salud pública desde los años 80 pero todavía hay muchas casas y lugares de trabajo que no han sido evaluados para determinar si tienen radón en concentraciones lo suficientemente altas para requerir un control o una migración. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos ha establecido un límite de 4 picocuries por litro de aire (pCi/l). Si las pruebas muestran un nivel mayor a 4 pCi/l, los dueños de las casas y los negocios deberán hacer algo al respecto como sellar o ventilar el sótano para ayudar a disminuir los niveles de radón en la estructura. Los niveles deben ser también controlados para confirmar que los niveles de radón hayan bajado.

Pruebas para medir el radón

Muchos kits de pruebas para detectar el radón, que vienen diseñados para que usted mismo haga las pruebas, se encuentran disponibles por correo, en ferreterías y otras tiendas detallistas. Hay expertos que pueden ser contratados para medir el radón. Comuníquese con la oficina de radón del estado para obtener una lista de personas certificadas para realizar la prueba de radón en su área. También puede consultar la agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos «Guía para el consumidor para la reducción del radónAclaraci?n sobre los enlaces a sitios web externos» para encontrar maneras de reducir el radón en su casa.

Exposición al radón

La exposición al radón puede ser potencialmente peligrosa en varios entornos. Cualquier lugar cerrado puede contener partículas del gas radón. También pueden filtrarse en el edificio por los cimientos mediante las rocas y el piso de abajo. El radón se puede acumular en concentraciones más grandes en un lugar cerrado, como en una casa, que en un lugar al aire libre y puede alcanzar niveles dañinos.

Las personas también pueden estar expuestas en el trabajo a niveles de radón que no son seguros si trabajan en profesiones como la minería de uranio o fosfato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *