Rabina Graciela de Grynberg – Una Reflexión de Shabat

Una Reflexión de Shabat

 

B’H – בה

 

15 de diciembre de 2012 – 2 de Tevet de 5773

 

Janukia – Encendido de la 7ª vela

 

Encendido de velas el viernes anterior: 19:44 horas

 

Parashá: MIKETZ – מקץ / Génesis 41:1-44:17

Haftará: Zacarías 2:14-4:7

 

Conclusión del Shabat: 20:47 horas

 

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

 

Cierto día Judas Macabeo y sus hermanos se acercaron a su padre y le dijeron:

 

¿Hasta cuando sufriremos el poder de los griegos? Llegó el momento de salir a luchar y derrotarlos.

 

Matatías, el padre y sumo Sacerdote, calló un momento y después dijo:

 

Debemos ser cuidadosos. Conozco el sufrimiento de mis hermanos, pero somos un pueblo amante de la paz. Si salimos a guerrear, se derramará mucha sangre, y acaso, ¿compraremos de esta manera nuestra libertad?

 

Pensemos a que nos dedicamos. ¿Cual es nuestra fuerza?

 

Somos hombres sencillos, agricultores, labradores de la tierra, mientras que los griegos conocen el arte de la guerra y poseen un ejército grande y poderoso.

 

Los hijos callaron, pero Judas Macabeo replicó:

 

Sabemos el sufrimiento que acarrea un enfrentamiento, pero no podemos callar. Es preferible morir como hombres libres, antes que vivir una vida de esclavos.

 

Matatías miró a su hijo y respondió:

 

Dame tiempo para pensarlo. Me internaré en el desierto y allí, en soledad, ordenaré mis ideas.

 

Matatías salió de Modín hacia el desierto.

 

Sentado sobre una piedra, meditaba, cuando vio un pequeño pájaro alimentando a sus pichones. Pensó: Ojala fuera el pueblo judío como este pájaro, que vive en libertad y nadie viene a arrebatarle el nido. No tiene que luchar, ni derramar sangre.

 

Mientras pensaba, un ruido interrumpió sus pensamientos. En ese momento vio un gavilán acechando. Los pichones temblaron de miedo y miraron en busca de ayuda. La madre no huyó, ni abandonó a sus hijos. Se paró lista para defender el nido y a sus pichones. El gavilán se acercó. El pájaro le dio un picotazo dejándolo herido. El atacante se asustó y huyó.

 

El pájaro volvió a tranquilizar a sus asustados pichones.

 

Matatías se acercó al nido, miró al pájaro y dijo:

 

¡Gracias!!!. Hoy me enseñaste una gran lección: ya tengo la respuesta para mis hijos.

 

Volvió a Modín, reunió a sus habitantes y les dijo:

 

Hermanos. Es hora, defendamos nuestras tierras y nuestras creencias.

 

En la vida hay momentos en los cuales debemos actuar y otros en los cuales, la mejor actitud es observar y esperar.

 

Que tengamos la sabiduría para encontrar la mejor respuesta frente a cada situación.

 

Shabat Shalom Vejag Urim Sameaj!!!

!!!שבת שלום וחג אורים שמח

Rabina Graciela de Grynberg

 

Comunidad Benei Tikva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *