Rabina Graciela de Grynberg – Una Reflexión de Shabat

Una Reflexión de Shabat

 

B’H – בה

 

27 de Octubre 2012 – 11 de Jeshvan de 5773

 

Encendido de velas en la tarde del viernes anterior: 19:00 horas

 

ParashaLEJ LEJA / Génesis 12:1-17:27

Haftara: Isaías 40:27-41:16

 

Conclusión del Shabat: 19:58 horas

 

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

 

El emperador romano Turnus Rufus le preguntó a Rabí Akiva:

 

«¿Qué es superior, la obra de Dios o la del hombre?»

 

Rabí Akiva respondió:

 

«La del hombre»

 

Turnus Rufus exclamó:

 

«Su respuesta me sorprende. ¿Trata de decirme que el hombre puede crear algo que se asemeje al cielo o la tierra?»

 

Rabí Akiva contestó:

 

«No me refiero a las creaciones que superen las habilidades manuales de los seres humanos, sino a aquellas que estén dentro de sus posibilidades.»

 

Turnus Rufus continuó con sus preguntas:

 

«¿Por qué es que ustedes los judíos se circuncidan?» «¿Acaso presumen que el trabajo del Creador necesita ser mejorado?»

 

Rabí Akiva explicó:

 

»Esta es precisamente la pregunta a la que yo me había anticipado y yo, por lo tanto, sostengo que los logros humanos son superiores a los del Creador.»

 

Turnus Rufus, le exigió:

 

«Si esta es su opinión, pruébela»

 

Rabí Akiva regresó a su casa y le dijo a su esposa:

 

«Hornea un delicioso pan que esté compuesto con harina, aceite y especias.»

 

Al volver para hablar con el emperador, Rabí Akiva, llevaba un pan en una mano y un puñado de granos de trigo en la otra y, frente a él, le preguntó:

 

«Ahora dígame, Oh rey, ¿cuál de los dos es superior, el trigo o el pan?»

 

Turnus Rufus respondió:

 

«El pan, por supuesto»

 

Rabí Akiva replicó:

 

«Ya ve, usted mismo confesó que el trabajo del hombre es mejor que el del Creador. Cuando Él diseñó el universo, le dejó al hombre la misión de perfeccionarlo; el grano debe ser cortado y horneado para convertirse en pan, y los vegetales deben ser cocinados y condimentados. Por lo tanto, al realizar la circuncisión en un niño, perfeccionamos la obra del Creador.»

 

Esta semana leemos acerca de la circuncisión. Y hacerles la circuncisión a nuestros hijos, que representa la unión permanente entre Dios y el pueblo judío, es adentrarlos en el mundo del judaísmo. Un mundo maravilloso que tendrán que descubrir y amar. Tal vez, uno de los desafíos más grandes que tiene el hombre es sentirse parte del pacto y trabajar por un mundo mejor, intentando mejorar la obra de nuestro Creador.

 

Quiera Dios que, cada uno de nosotros, a través de nuestros pensamientos y acciones, podamos hacer un mundo lleno de paz.

 

¡Shabat Shalom!!! שבת שלום

Rabina Graciela de Grynberg

 

Comunidad Benei Tikva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *