Rabina Graciela de Grynberg – Una Reflexión de Shabat

Una Reflexión de Shabat

B’H – בה

20 de Yiar de 5772 – 12 de mayo de 2012

35 días de la cuenta del Omer

Encendido de velas el viernes: 17:44 horas

Parasha: EMOR / Levítico 21:1-24:23

Haftara: Ezequiel 44:15-31

Conclusión del Shabat: 18:41 horas

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

Cruzando el desierto, un viajero inglés, vio a una persona, muy pensativa, sentada al pie de una palmera. A poca distancia, reposaban sus camellos pesadamente cargados de joyas, perfumes y tapices para ser vendidos en alguna ciudad vecina.

El viajero inglés le preguntó: buen amigo, pareces preocupado, ¿puedo ayudarte en algo?

¡Ah! -respondió con tristeza- estoy muy afligido porque acabo de perder la más preciosa de las joyas…

¡Eso no debe ser gran cosa ya que llevas grandes tesoros sobre tus camellos y te será muy fácil reponerla!, dijo el viajero inglés.

¿Reponerla? -exclamó el hombre- se ve que no conoces el valor de mi pérdida.

Era una joya como no volverá a hacerse otra. Estaba tallada en un pedazo de piedra de la vida y había sido hecha en el taller del tiempo; la adornaban 24 brillantes alrededor de los cuales se agrupaban 60 más pequeños.

¡Ya ves cómo tengo razón en decir, que una joya igual no podrá reproducirse jamás!

Pienso -dijo el inglés- que tu joya debía ser preciosa, pero ¿no crees que con mucho dinero pueda hacerse otra igual?

La joya perdida -respondió el hombre pensativo- era un día y, un día que se pierde, no vuelve a encontrarse.

Debemos vivir nuestras vidas, como si cada día fuera “el día”, aprovechando cada instante.

No dejemos para mañana el llamado, la visita, el decirle cuanto los queremos a nuestros padres, hijos, amigos, ayudar a quien lo necesite con nuestras palabras y acciones, mirar un amanecer, soñar, tomarnos un tiempo para sentir y reflexionar, decir gracias y pedir perdón

Si lo hacemos, el día simple se convertirá en un día extraordinario y no lo habremos perdido.

¡Shabat Shalom!!! שבת שלום

Rabina Graciela de Grynberg

Comunidad Benei Tikva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *