Querida Estela

Querida Estela:
Yo vi la semana pasada esta película con mi marido, José, y nos pareció excelente, aunque como vos bien decís, muy triste.
Refleja la realidad que se vive en un pueblito del Líbano donde conviven pacíficamente cristianos y musulmanes, cuyas vidas se ven afectadas constantemente por las luchas entre estas dos religiones en el resto del país.
Gracias a la determinación y el esfuerzo desesperado de las mujeres del pueblo, del sacerdote cristiano y del imam que se unen para mantener la calma entre los hombres, la situación logra mantenerse en una tranquilidad relativa.
Creo que la directora trata de darnos un ejemplo a seguir, y eso es lo que estamos intentando nosotros al trabajar en el diálogo interreligioso. Aunque es muy difícil (el conflicto en Medio Oriente en general, y no solo el de Israel y sus vecinos, es sumamente complejo) y por lo menos a mí el tema me está tocando muy de cerca, hay que tratar de evitar entrar en el juego de aquéllos que quizás sin darse cuenta hacen todo lo contrario y tratan de sembrar la duda y la inquietud en nuestras almas.
Como muchas veces dijimos en situaciones parecidas, propongo que tratemos de trabajar por la paz, y que desde nuestro humilde lugar tratemos de hacer llegar lo más ampliamente posible, y si fuera posible hasta los lugares del conflicto mismo, el ejemplo de nuestra convivencia y coexistencia aquí, en Argentina, y no hagamos lo opuesto, traer el conflicto a nuestra bendita tierra. No olvidemos que, lamentablemente, ya hemos sufrido aquí en Buenos Aires, en nuestra propia piel,  las consecuencias de la intolerancia y el odio en dos atentados terroristas que se originaron muy lejos de aquí.
Cariños para todos.
Shalom UBrajá – Paz y Bendición
Cecilia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *