QUE HACEN LOS NANOMATERIALES

HONGOS

Cuando son divididos en partículas más pequeñas hasta alcanzar un tamaño nanométrico (nm, la millonésima parte de un milímetro), sus propiedades comienzan a comportarse de manera distinta. El color amarillo del oro cambia a naranja cuando las partículas tienen un diámetro cercano a 100 nanómetros, y a verde conforme se acercan a los 50 nanómetros.

En la escala nanométrica, explica Mónica Luna, investigadora en nanociencia y nanotecnología, las propiedades de un material dependen de su composición, pero también de su tamaño y forma.

Así, los objetos nanométricos ofrecen nuevos usos, por ejemplo en la ciencia o la industria. En medicina partículas nanométricas detectan enfermedades. La pintura de los autos es más resistente al rayado. Las raquetas de tenis son más duras pero a la vez ligeras. Las pantallas de computadoras requieren menos energía y ofrecen mayor resolución. Los discos duros tienen más capacidad de almacenamiento. Las baterías duran más y hay una nueva generación de transistores.

La tecnología actual, indica Luna en una colaboración para el diario español ELMUNDO.es, trabaja con objetos del tamaño de la micra (la milésima parte de un milímetro), pero conservan las mismas propiedades, a diferencia de los nanométricos, que se vuelven distintos y ofrecen otras formas de utilización. Su tamaño es tan pequeño que están cerca de los átomos: siete átomos de oro colocados en fila tienen una longitud de casi un nanómetro. Las proteínas tienen un tamaño de 1 a 100 nm. El de los virus va de los 30 a 120.

Debido a que los nanomateriales pueden interactuar con proteínas, ADN, carbohidratos o células, se están creando con ellos nuevas terapias biomédicas, como sucede contra el cáncer, a fin de que las nanopartículas depositen los fármacos directamente en las células tumora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *