Qué es lo que escuchas cuando te acercas a una concha de caracol al oído?

No es el mar. Tampoco el aire circulando por adentro del caparazón. Lo que escuchas es el eco de tu propia sangre fluyendo por las venas y capilares de tu oreja, que por un efecto acústico se oye perfectamente. Prueba hacer lo mismo con una taza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *