PURIM UNA FIESTA ALEGRE

Hola amigos, les convido dos temas, el de las vestimentas sacerdotales descriptas en Éxodo, y Purim, una celebración judía llena de ruido, bebida, disfraces, masitas dulces triangulares y caridad. Espero les interese.

Las vestimentas sacerdotales

 

Manda acercarse a ti de en medio de los israelitas a tu hermano Aarón, con sus hijos, para que ejerza mi sacerdocio: Aarón, con Nadab y Abihú, Eleazar e Itamar, hijos de Aarón. Harás para Aarón, tu hermano, vestiduras sagradas, que le den majestad y esplendor. Hablarás tú con todos los artesanos hábiles a quienes he llenado de espíritu de sabiduría; ellos harán las vestiduras de Aarón para que sea consagrado sacerdote mío. Harán las vestiduras siguientes: un pectoral, un efod, un manto, una túnica bordada, una tiara y una faja. Harán, pues, a tu hermano Aarón y a sus hijos vestiduras sagradas para que ejerzan mi sacerdocio. Tomarán para ello oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino…

Éxodo 28:1-5

 

Todo el capítulo 28 del Libro del Éxodo describe lo que deben usar los sacerdotes (Cohanim) y el Sumo Sacerdote (Cohén Gadol) en el Sagrado Templo.

La vestimenta es “diseñada” por el Creador y descripta a Moisés para que sea utilizada por Aarón y sus descendientes (designados para ejercer el sacerdocio).

 

Estas prendas eran, pantalones de lino blanco, cinturón de color, mitra –o tiara- de lino blanco y túnica para los sacerdotes y al Cohén Gadol le sumaba el Pectoral, un delantal multicolor (Efod), una túnica de lana azul y el Tzitzusado en la frente (significa «retoño») – llamado tzitz nezer kodesh– el retoño de la corona sagrada.

 

Dios manifiesta interés en que solo los artesanos sabios fueran los encargados de confeccionar la ropa del Sumo Sacerdote, a los que  ÉL  llenó de espíritu de sabiduría[1].

 

Cada prenda es cuidadosamente diseñada. Podemos preguntarnos ¿cuál es el objetivo?… si el aspecto más importante del ser humano es su dimensión espiritual, sus valores, su fe, su esperanza, su disposición caritativa…

 

Dios, directamente, en estos versículos dignifica la vestimenta de los encargados de llevar adelante el culto, y la llena de elementos simbólicos que las convierten en vestiduras sagradas, para mostrar al Sumo Sacerdote como majestuoso y lleno de esplendor (28:2).

 

Todo parece indicar que sus ropas deben evidenciar la majestuosidad y luminosidad del alma humana, encerrada en la cáscara del cuerpo, a imagen y semejanza del Altísimo.

 

Se trata de vestimentas que cubren y a la vez revelan algo que va más allá de lo físico.

 

Un relato del Talmud nos cuenta que cuando Alejandro Magno llegó a conquistar Jerusalem, el Sumo Sacerdote Simón el sabio -Shimon Ha Tzadik- salió a su encuentro vistiendo estas prendas especiales. Al verlo, Alejandro se inclinó y lo reverenció. Sus generales le preguntaron el por qué de su reverencia frente al Sacerdote del pueblo de Israel. Alejandro les contestó, “Cada vez que voy a una batalla, veo en sueños a un hombre con esta apariencia, la noche antes, y él me asegura que voy a ser victorioso”.

 

Luego, cuando quieren poner la estatua de Alejandro en el Sagrado Templo -para consolidar la lealtad del pueblo judío hacia él- el sabio Sumo Sacerdote sugirió algo mejor: a cada niño que naciera ese año le llamarían “Alejandro”… y desde ese momento es un nombre muy elegido por la comunidad judía…

 


[1] Precioso don, que recibimos los seres humanos que, como nos mantenemos inconscientes de tal regalo, desperdiciamos. Y no aprovechamos nuestros talentos, la grandeza qué Dios nos ha reservado, para devolver, de alguna manera, el don con que nos han honrado.

 

————————————————————————–

 

El 23 y 24 de febrero la comunidad judía celebrará la festividad de Purim, una celebración llena de alegría

 

La fiesta de Ester

 

El nombre Purim surge de la palabra babilónica “pur” que significa suertes tal como consta en el Libro de Ester capítulo 3, versículo 7 y capítulo 9, versículo 24.

 

Esta fiesta, una de las más alegres, se celebra de acuerdo al calendario hebreo el día 14 del mes de Adar.

 

Dicen nuestros maestros respecto del mes de Adar “…desde el comienzo del mes de Adar se incrementa la alegría” (Talmud Babilónico Tratado Ta’anit 29a).

 

Durante la ceremonia religiosa que se realiza en la sinagoga se lee en voz alta, con una melodía especial, el Libro o Meguilat Ester. El texto habla de la belleza de Ester y relata todos sus actos, celebrando (sobre todo) la solidaridad con su gente y su devota oración con la que obtiene la salvación del pueblo.

 

En el Libro de Ester se relatan los acontecimientos vividos durante el reinado del rey Ajashverosh (Asuero), con su ministro Haman.

 

Cada vez que, durante la lectura del Libro, es mencionado el nombre de Haman los presentes hacen ruidos con diversos elementos (se suelen utilizar matracas) y el objetivo de dichos ruidos es evitar escuchar el nombre del enemigo del pueblo judío, aquel que quiso su exterminación.

 

Era un tiempo oscuro en el que Dios “aparentaba” estar ausente: y no aparece mencionado ni una sola vez en todo el Libro de Ester, pero el mensaje subliminal es que ÉL opera siempre y en todo lugar, incluso cuando está oculto, para asegurar la supervivencia y la redención del pueblo.

 

Ester es nombre persa y significa Estrella. El nombre hebreo de Ester es Hadasa.

 

La palabra Ester es gramaticalmente similar a la palabra ocultar.

 

En la fiesta de Purim se agradece a Dios por el milagro que ÉL ha realizado, dado que impidió la aniquilación de los judíos de aquel lugar.

 

En el Libro de Ester capítulo 3, versículo 13, leemos: Asuero le dio a Haman su anillo, símbolo del apoyo real, con el que selló las cartas en que se ordenaba hacer desaparecer, matar, exterminar en un mismo día… a todos los judíos, tanto jóvenes como viejos. Además se les expropiarían todos sus bienes.

 

En Purim se puede beber vino en abundancia, aunque lo importante es alegrarse y no emborracharse, como dice el Salmo 104, versículo 15: “vino que da alegría al corazón”.

 

Los disfraces ocultan al ser interior y verdadero, que así no se muestra, pero que espera, simbólicamente, que se revele lo real que está escondido.

Esta alegoría es central en Purim.

 

Los sabios dicen que el vino bebido ese día “revela secretos ocultos”, aquellos que esconde el alma (Tratado Eiruvin 65a; Sanhedrin 38a. del Talmud Babilónico).

 

Se comen masitas dulces llamadas “homentashn”, con forma triangular para recordar el sombrero de tres puntas que usaba Haman.

 

Se envían regalos a los pobres y carenciados: “Matanot Laevionim” (esto debiera ser una norma como la Tzedaká –justicia, caridad-, con el objeto de colaborar para que los más necesitados también puedan vivir la celebración).

 

También se hacen obsequios entre allegados: “Mishloaj Manot”. Esta mitzvá permite mejorar las relaciones con los amigos y conocidos: acercarse, compartir y dialogar.

 

La Meguilá dice: «Mordejai consignó por escrito todas estas cosas y envió cartas a los judíos de todas las provincias del rey Ajashverosh, tanto lejanos como próximos, ordenándoles que celebraran todos los años el día 14 y el día 15 del mes de Adar, porque en tales días los judíos obtuvieron paz contra sus enemigos, y en este mes la aflicción se trocó en alegría y el llanto en festividad; que los convirtieran en días de alegres festines y mutuos regalos y de donaciones a los necesitados» (Libro de Ester, 9:20-22). «Así estos días de Purim, conmemorados y celebrados de generación en generación en todas las familias, en todas las provincias y en todas las ciudades, no desaparecerán de entre los Judíos, y su recuerdo no se perderá entre sus descendientes.» (Libro de Ester 9:28)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *