Puente del Gran Belt

El Puente del Gran Belt (en danés: Storebæltsforbindelsen) conecta las islas danesas Selandia y Fionia. El puente forma parte de toda una estructura de unión entre dichas islas, cruzando todo el estrecho del Gran Belt, con alrededor de 16 km entre ambos extremos del puente, y pasando por una pequeña isla denominada Sprogo. El tramo colgante, de 1,62 km (5.328pies), conocido como el Puente de Oriente, se encuentra en el centro del tramo entre Sprogo y Selandia. Es el tercer puente colgante más largo del mundo1 detrás del Gran Puente de Akashi Kaikyō y del Puente Xihoumen de la provincia de Zhejiang en China, programado para concluirse en octubre de 2009.2 Fue diseñado por el estudio de arquitectura danesa Dissing + Weitling.

El puente reemplaza el servicio de transbordador o ferry que había sido el principal medio de cruce del Gran Belt por más de 100 años. El puente fue abierto para los coches y el transporte motorizado en julio de 1998, así como para el transporte ferroviario, que cuenta con doble vía. A un costo estimado en 21,4 mil millones decoronas danesas (precios de 1988),3 es el mayor proyecto de construcción en la historia de Dinamarca.4 Su operación y mantenimiento se llevan a cabo por A/S Storebælt bajo Sund & Bælt. Su construcción y mantenimiento son financiados por los peajes de vehículos y trenes.

El puente ha reducido significativamente los tiempos de viaje: antes tomaba alrededor de una hora en ferry, ahora el Gran Belt se puede cruzar en unos 10 minutos. La construcción del Puente del Gran Belt y del puente de Oresund que, en conjunto, permitieron la unión del continente europeo a Suecia y el resto de Escandinavia a través de Dinamarca, acortaron en gran medida el camino alternativo por tierra a través de Finlandia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *