Publican “Vida”, la autobiografía inédita de Juan Ramón Jiménez

Todo comenzó a tomar forma en los Estados Unidos, donde el escritor español Juan Ramón Jiménez (1881-1958), estaba exiliado huyendo de una España convulsa donde no era muy apreciado por sus pares, allá por 1940. Empezó entonces a escribir la que sería su autobiografía, un extenso y ambicioso proyecto en el que venía pensando desde 1923, pero la muerte lo sorprendió sin que tuviera tiempo de terminarla.

Ahora, el proyecto del escritor se hace realidad gracias a la editorial española Pre-textos, y a Mercedes Juliá, catedrática de Literatura Española en la Universidad de Pennsylvania y María Angeles Sanz Manzano, profesora de la Universidad de Alcalá de Henares, Madrid, ambas expertas en la obra del autor de Platero y yo, quienes, siendo responsables de la edición, y tras un trabajo de años de investigación, aseguran que Juan Ramón empezó a escribir sobre su propia vida porque “sintió la necesidad de recordar su pasado para establecer su nueva identidad y sentirse menos solo”.

La obra se llama Vida y se compone de dos tomos de unas mil páginas cada uno, el primero de los cuales, titulado Días de mi vida, verá la luz en España en abril y llegará a la Argentina algunos meses más tarde, de la mano de la distribuidora Waldhuter. Y esto, es solo una parte de un complejo proyecto que, además, incluirá una antología de su obra, así como un diálogo con los poetas y artistas de su generación.

Las editoras aseguran que el trabajo de transcripción de los manuscritos fue una de las tareas más difíciles: “Nos encontramos con tres carpetas de manuscritos autobiográficos en la Universidad de Puerto Rico, desordenadas y algunas ilegibles —contó Juliá a Clarín— además buscamos en varios lugares para asegurarnos de que teníamos todo”.

El mayor reto, asegura la editora, fue “darle forma a las páginas y comenzar a construir un proyecto tan importante para Juan Ramón Jiménez, ya que con esta obra, tenía la intención de mostrar la evolución global de su trabajo literario”, pero también se convirtió en un trabajo imprescindible para poder sobrellevar la soledad del exiliado. La escritura deVida sirvió, al fin, para “mantenerlo en contacto con su pasado y ayudarlo a vivir en un lugar extraño”.

El prólogo a esta edición cuenta que el escritor, lejos aún del Premio Nobel de Literatura que recibiría en 1956, encontró en la escritura de estas páginas, ahora por fin compiladas, la manera de “revivir o recordar su pasado y de reforzar su identidad, ya que pretendía, además, defenderse contra los malentendidos y aclarar los problemas con aquellos que lo habían calumniado en España”, donde se lo tachaba, en aquel entonces, de persona difícil y huraña “que prefería vivir al margen de la realidad”.

Vida se erige como una obra fundamental para entender a un escritor que pasaba de un estado de ánimo a otro con considerable facilidad: “En los manuscritos —explica Juliá— encontramos los distintos yoes del escritor: el Juan Ramón entusiasmado, recuperado de una de sus depresiones, dispuesto a trabajar con energía; el hombre triste y sin ánimo para seguir adelante; el cariñoso y generoso, buen amigo y compañero; el poeta riguroso e implacable con aquellos que trataban de menoscabar su obra; el hombre-niño que siempre recuerda a su madre y el poeta cósmico que busca el significado de su vida en el vasto universo”.

Todos los textos que componen la obra y los esquemas de la misma, se conservan en el Archivo del escritor en la Universidad de Puerto Rico, aunque también hay manuscritos de sus ideas sobre Vida en el Archivo Histórico Nacional de Madrid, y algunas prosas en los archivos privados de su familia.

El material será editado “tal y como él lo escribió, sin notas a pie de página, para que el lector aprecie la obra sin interrupciones”, explica Juliá, y añade que al fin de cada período hay notas aclaratorias que facilitan la comprensión de los textos.

En sus anotaciones de la época en que empezó a nacer Vida, Juan Ramón Jiménez, conocedor de la enfermedad que lo aqueja, dice ser consciente de que no será él quien termine la obra, que “otros lo harán”. Y no se equivocaba, han tenido que pasar muchos años para que gracias a la colaboración de la familia y al esfuerzo de los expertos juanramonianos, sea posible disfrutar de estos y otros textos, aún inéditos, salidos de su pluma, que suponen un repaso por la historia de la poesía española contemporánea, de la que Juan Ramón Jiménez es parte indispensable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *