Psiquiatría de altura

Las ocho regiones naturales del Perú, del geógrafo Pulgar Vidal, y sus respectivas altitudes.

Numerosos comentarios ha merecido el reciente artículo: Kim N, Mickelson JB, Brenner BE, Haws CA, Yurgelun-Todd DA, Renshaw PF. Altitude, Gun Ownership, Rural Areas, and Suicide. Am J Psychiatry. 2010 Sep 15. [Epub ahead of print]. Aunque quizá en nuestro medio todavía no ha sido objeto de la debida atención.

El estudio plantea explicar, desde el punto de vista epidemiológico, la mayor prevalencia de suicidio en las zonas montañosas y elevadas de los Estados Unidos, respecto a las planicies. Adicionalmente se evaluaron otras variables que podrían influir en la prevalencia de suicidio, circunscribiéndose a la mayor tasa de posesión de armas de fuego en aquellas zonas y a la menor densidad poblacional.

Como soporte de su hipótesis, los investigadores mencionan algunas observaciones de la altitud y deprivación de oxígeno sobre el estado de ánimo y ciertas patologías mitocondriales que también se asocian a síndromes depresivos.

El hallazgo del estudio fue que, pese al control estadístico sobre las variables de posesión de armas y densidad poblacional, la altitud siguió asociándose de manera estadísticamente significativa con el mayor riesgo suicida. Como ellos mismos anotan, los hallazgos estadísticos deben ser tomados con la debida reserva y dentro de la perspectiva conveniente: una hipótesis de asociación epidemiológica, estadística, que exige cuantiosa investigación adicional.

El estudio habla de altitudes entre los 2000 a 2200 metros dentro de los Estados Unidos. Provocativo resulta elucubrar en qué cuantía podría verificarse o no tal asociación estadística en el Perú: donde sobradamente hay pueblos y villorrios por decenas ubicados sobre los cuatro mil metros de altura y la densidad poblacional también es bastante baja.

Se anuncia nuevo aporte nacional a la Psiquiatría de Altura. Desde luego, habrá que controlar todas las demás variables estadísticas de los compatriotas que viven en tan distantes caseríos: su deprivación, sus carencias de distinta índole, el abandono por parte del Estado, la insanía subsersiva que vivieron algunos años ha, la distinta estructura comunitaria y familiar, las tradiciones y costumbres, la cosmovisión que poseen y los valores que detentan, los fenómenos sociales que experimentan, los cambios de sus ecosistemas, etc. antes de aplicarles los criterios del DSM-IV e improvisar las estadísticas sobre suicidios en tan precarios lares. Por supuesto, la estadística puede cumplir semejantes propósitos. (¿Alguien dijo regresión múltiple?)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *