Prusia

Prusia (en alemán: Preußen o Preussen; en polaco: Prusy; en ruso: Пру́ссия; en latín: Borussia, Prutenia) fue un reino alemán y Estado histórico nacido de la unión del Ducado de Prusia y el Margraviato de Brandeburgo (Brandeburgo-Prusia).

Prusia es parte fundamental de la historia de Alemania y de Europa, y desde su fundación como reino fue una de las grandes potencias del continente.[1] [2] El Estado prusiano alcanzó su mayor hegemonía durante los siglos XVIII y XIX. En el año 1701 Prusia pasó a ser oficialmente el Reino de Prusia durante el reinado de Federico I de Prusia, con capital en Berlín, centro neurálgico de la región de Brandeburgo.

El canciller Otto von Bismarck, primer ministro prusiano desde 1862 hasta 1873, y desde 1873 a 1890, incluiría a Prusia en su concepto de Gran Alemania (Großdeutschland), del que más tarde surgirían la Confederación Alemana del Norte (1866) y el Imperio alemán (1871), de los que Prusia fue el eje político y económico. En el año 1918 tuvo lugar la abdicación del último rey prusiano, Guillermo II, lo que provocó que la nobleza perdiera su poder y se aboliera la monarquía. Prusia desapareció oficialmente en el año 1947, al término de la Segunda Guerra Mundial.[3]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *