Proyecto A, la galería donde los sub35 tienen espacio

El premio anual de la galería Proyecto A no es muy conocido fuera del circuito del arte contemporáneo, sin embargo, funciona como referencia para quienes pretenden tomarle el pulso, no tanto a lo que pasa sino a lo que va a pasar en ese terreno. Por acá anduvieron, por ejemplo, Catalina León y Carlos Herrara cuando todavía ni soñaban con ganarse el Premio Petrobras – 2007 y 2011, respectivamente–, Guillermo Faivovich, que el año pasado estuvo comisionado por Documenta 13, Mariana López y Adriana Minollitti, dos artistas pintoras que, aún jóvenes, ya van por la consagración. Es que los verdaderamente jóvenes, digamos la franja sub-35, corren con muy pocas posibilidades cuando concursan en los premios más importantes que son los que dan visibilidad.

Atentos a este fenómeno, desde el año 2001, los galeristas Claudio Golonbek y Gabriel Zitelli, asesorados por la curadora Patricia Rizzo, abrieron este espacio que se enfoca en arte emergente y que tiene este premio como una herramienta estratégica para captar nuevos talentos. En esta, su onceava edición, recibieron 50 inscriptos de los que quedaron 17 seleccionados. El jurado, coordinado por Rizzo, siempre está conformado por artistas. Este año, Alberto Goldestein, Mónica Millán y el integrante del colectivo Mondongo Manuel Mendanhan fueron sus integrantes. En esto también juega la cosa interna: la idea es que sean los mismos artistas quienes sondeen el horizonte.

“Este año se ve una vuelta clara a la pintura, una vuelta a la valorización de la técnica. El cuadrito así nomás, el papelito pegado con cinta scotch: no va más”, evalúa Rizzo el panorama de la muestra que, de hecho, respira formalidad. El dibujo de Toto Dirty, ganador del primer premio adquisición (de 6.500 pesos), es un paisaje obsesivo que podría entenderse como una actualización del Jardín de las Delicias en versión animé. De ahí en adelante, en la sala se ve pintura gestual (Celina Eceiza), figurativa (Emilia de las Carreras) y geométrica (Valentina Ansaldi). Hay instalaciones escultóricas de yeso (Mimí Laquidara), miniaturas abstractas en bronce (Solana Finkelstein, segundo premio) e indumentaria deportiva –sí, exactamente eso–  (María de los Angeles Montero). En síntesis, los ánimos podrán estar un poco retorcidos saturados, alelados, pero siempre estarán contenidos dentro de la objetualidad más clásica. Quizás la obra más elusiva sea la serie de fotos de Dana Ferrari –tercer premio– que vistió a los miembros de su familia cual tribu acrónica, para fotografiarlos durante rituales individuales que ella comandó en su propia casa.

Rizzo opina que las fotos de Ferrari no tienen la escala correcta: “Deberían ser más… importantes –dice– pero bueno, a veces no tienen el equipo o la plata para las copias”. La curadora no se ahorra las sentencias, pero da ventaja: “A veces el proyecto está mal presentado, la obra no se ve bien, entonces uno, que tiene experiencia en mirar carpetas, mira otra vez, hila más fino y trata de interpretar”. Incluso a la hora de premiar, con la obra montada, Rizzo hace sus concesiones. Dice que no le importa el acabado de las piezas, para ella esto es un work in progress.

-¿Pero entonces, cuál es el criterio?
-Más que nada, me interesa qué le pasa al chico en la cabeza, qué está buscando. Y tengo que verlo comprometido, le tengo que creer.

-Seguramente se habrán llevado fiascos…
-No, la verdad que no. No se me ocurre ninguno que me haya interesado mucho y después no haya llegado.

-Sin dudas se asume un riesgos –sigue, Golonbek– pero ese es nuestro negocio. Darles un empujón y acompañarlos en su carrera, asesorarlos.

Golonbeck es economista, diseña estrategias de inversión y, claramente intenta desmarcarse del galerista tradicional.

“El modelo de galería, tal como lo conocemos, está en crisis. Vemos como se están cerrando galerías con trayectoria. Y se van a seguir cerrando. Nosotros abordamos el mercado del arte desde nuestro patrimonio. Tenemos una colección de 150 piezas. Esa es la ganancia. Nuestro negocio no es vender, es comprar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *