Proyectan un country «espiritual» en Florencio Varela

Sociedad

Un grupo de meditación trascendental diseñó un barrio cerrado con viviendas y enseñanza de todos los niveles; además, tendrían su propia moneda; lo apoya el cineasta David Lynch
Barrios aledaños a la Universidad; viven personas que trabajan en la Universidad y familias que practican la MT. Foto: Gentileza Meditación Trascendental argentina
La meditación trascendental (MT) es mucho más que una técnica de relajación física y mental milenaria creada por su santidad Maharishi Mahesh Yogi en India. Es también, para algunos, un modo actual de vida.
Así lo entienden los líderes de este movimiento en la Argentina. Desde la asociación que los nuclea hace ya cuatro años empezaron a diseñar Vastu Maharishi, un barrio cerrado de 12 hectáreas en la localidad bonaerense de Florencio Varela, que prevé albergar 95 viviendas, escuelas primaria y secundaria como para 400 alumnos y una torre de 12 pisos llamada de la «Invencibilidad».
Para quienes practican la meditación trascendental, la invencibilidad es un concepto clave. Dijo el líder espiritual Maharishi que a todo lo que apunta la meditación es a lograr la invencibilidad, que es lo que permite no ser afectado por influencias negativas. Con el «vuelo yóguico» -un programa avanzado de la técnica de la meditación- se puede alcanzar ese estado.
Tal vez por eso, en esa torre funcionará una universidad y habrá, además, consultorios médicos y espacios de meditación. El proyecto está valuado en dos millones de dólares sin contar las viviendas, que serán completamente financiadas por sus propietarios (aún no se conoce el precio).
El director nacional del proyecto, el médico Germán Martina, profesor de MT, cree que «enseñar esta técnica representa una forma elevada de medicina: la que permite el alivio del alma». Señala que la meditación posibilita a las personas a vivir con más serenidad y sentirse más plenas y alejadas del estrés, algo que, sin dudas, repercute en la salud. «Nuestro modo de concebir la medicina es sin tanto fármaco; se trata más bien de un cambio de hábitos que puede complementarse con medicinas naturales».
Para que la experiencia no se restringa sólo a las reuniones en la sede de la asociación, Martina propuso integrar en un lugar viviendas, escuelas, consultorios médicos, espacios de meditación siempre respetando las reglas de esta creencia hindú. «Nosotros difundimos todo lo que llamamos tecnología védica, porque la consideramos vital para el desarrollo humano en el sentido personal pero también para la aplicación en la salud, la arquitectura, la agricultura, la educación, la administración, incluso», enumera.
Védico viene de la palabra sánscrita veda, que significa conocimiento. La ciencia védica tiene hasta su propia moneda, que equivale a diez euros. La emitió la casa de la moneda holandesa -se denomina Raam- y fue creada por el País Global de la Paz Mundial, una organización cuyo mentor es Maharishi y que integran más de cien países. Por ahora no se usaría en el barrio, aunque no descartan hacerlo en algún momento.
Esta ciencia «del conocimiento total» está compuesta por 40 métodos para «promover la vida con el apoyo de la ley natural y para mejorar la calidad de vida». Entre los ítems que destaca el gestor de este proyecto está la educación. Tan central lo considera que en un principio habían pensado en dos escuelas de la invencibilidad (para los niveles primario y secundario), pero anexaron, también, el nivel universitario.
En el libro Buscadores de Fe, Violeta Gorodischer, cuenta que en 2009 Martina conoció la Universidad Maharishi de Administración, ubicada en el estado de Iowa, en EE.UU. Un predio enorme, con mucho respeto por la naturaleza, cuyas las instalaciones eran amplias, luminosas, con espacio para la meditación. Este profesor de meditación vino encantado con los principios de la «educación para la conciencia».
A su regreso les propuso a sus hijos estudiar ahí. Aceptaron. También ese mismo año empezó a delinear su proyecto del barrio Maharishi en Florencio Varela. En el intendente Julio Pereyra encuentra un aliado: él practica meditación desde hace años, conoce la iniciativa y -según los gestores- prometió facilitar todos los medios para que el proyecto pueda concretarse. Consultado por LA NACION, el intendente dijo que se trata de un emprendimiento privado y se excusó de más comentarios.

El apoyo de David Lynch

  Campus de la Universidad Maharishi de Administración (en Fairfield, Iowa, USA). Foto: Gentileza Meditación Trascendental argentina
La inclusión de centros educativos en el proyecto le significó al movimiento de MT en la Argentina la promesa de recibir el apoyo económico de la fundación del cineasta David Lynch, un seguidor de la meditación trascendental. En contacto con lasede de América latina de esta Fundación, ratificaron que uno de los proyectos que impulsan en el mundo es este barrio espiritual en Buenos Aires.
El video de promoción de este country dice que sus escuelas marcarán un punto decisivo, un «cambio en la historia de la educación». La locutora, con música suave de fondo, acentúa sus promesas: «Llevando a la transformación irreversible de una era de ignorancia y sufrimiento a una era de paz, prosperidad y felicidad: la era de la iluminación».

Cómo levantar una casa «no enferma»

El maestro mayor de obras Martín Lagasio, a cargo de la implementación del proyecto de Florencio Varela explica en qué consiste la arquitectura védica y habla de sus ventajas. Se trata de «edificaciones saludables», dice, un principio que se respetará a rajatabla.
La arquitectura védica toma en cuenta orientaciones para la construcción (siempre se prioriza la orientación Este), la distribución de los ambientes (ciertos sectores son para ciertas actividades), los materiales que se utilizan no son «enfermos» (se usa preferentemente madera, piedra, arena, adobe; se evita el plástico, los clavos, el metal), hay un brahmasthan (es la zona central sagrada de la casa; desde allí se irradia energía positiva en todas las direcciones).
«Si el sol de la mañana ingresa a la casa por el Este, está científicamente comprobado que una persona trabaja mejor, la cabeza funciona con más energía, es más creativa»
Al referirse a las viviendas, Lagasio las menciona como «creadoras de fortuna». Y explica por qué: «Si el sol de la mañana ingresa a la casa por el Este, está científicamente comprobado que una persona trabaja mejor, la cabeza funciona con más energía, es más creativa». Agrega que, como este detalle, muchos otros permiten potenciar las actividades humanas apoyadas en la fuerza de la naturaleza. «Podemos tener el pensamiento más claro, vivir más relajados, con mejor salud y, si tenemos alguna enfermedad, que no nos afecte demasiado», promete.
Además del cuidado en la orientación y la edificación, las viviendas de este barrio respeta el Vastu, el espacio ideal dentro de un terreno, la zona más «auspiciosa» para construir. Se presta especial atención a no generar un desbalance entre lo construido y la zona verde, por esa fuerte conexión con la naturaleza de la que se ocupan los seguidores de la meditación trascendental.
  Campus de la Universidad Maharishi de Administración (en Fairfield, Iowa, USA). Foto: Gentileza Meditación Trascendental argentina
El cuidado ambiental se rescata como prioritario: el proyecto prevé que las viviendas tengan un sistema de reciclado de residuos, que se desarrollen huertas orgánicas para el autoconsumo y que se utilicen formas de energía alternativa. De todos modos, el video institucional que comercializa este proyecto aclara que el barrio tendrá todos los servicios: agua corriente, cloacas, alumbrado público, gas natural, wi fi; además, recuerda que las vías de acceso a la capital son ágiles como para estar en Buenos Aires en sólo 50 minutos.
El director del proyecto reconoce que se demoraron más años de los previstos porque existen «barreras de incomprensión». Recién este año, una vez aprobados los planos por el Municipio y la Provincia de Buenos Aires, estima lotear. Adelanta que 15 familias ya manifestaron su interés en formar parte de ese particular vecindario. Martina y Lagasio no ven la hora de instalarse allí con sus familias.
– ¿Temen ser identificados como una especie de ghetto?
El jefe del proyecto responde: «La meditación trascendental es un modelo de vida, no un ghetto. Nuestra tarea es mucha: como es el primer barrio de estas características en el país nos toca dar a conocer estos principios y por eso creamos el barrio, no para cerrarnos sino para ser más visibles. La idea es que la educación para la conciencia se contagie a todas las escuelas y la meditación a todos los hogares»..

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *