Profesora cristiana decapitada por «valientes» yihadistas

La web católica AsiaNews.it informó, el 7 de enero de 2013, que la policía de Mosul encontró degollada a la profesora de caldeo Shdha Elías, de 54 años de edad.

 

Uniéndose a una larga lista de mártires cristianos en Mosul, fue asesinada por el sólo delito de ser cristiana y miembro de la Iglesia Caldea.

 

Las tensiones entre sunitas y chiitas están en aumento. No hay una solución real para la paz y la reconciliación nacional parece posible. Se acrecienta, aún más, el odio contra la minoría cristiana por parte de ambos sectores musulmanes.

 

Mosul es un bastión sunita de wahabismo, que está estrechamente ligado a la Arabia Saudita. Para los expertos en la política iraquí, el objetivo es «la creación de un Estado basado en la Shari´a», con el Corán y la Sunna como la base de la legislación y el «Islam como la religión del estado solamente». En el régimen islámico, como el que están llevando a cabo en Irak los islamistas, estos buscan un país sin dhimmies, y es por lo que están realizando una limpieza religiosa, los cristianos pueden elegir entre la conversión al Islam, emigrar o el pago del impuesto para los no musulmanes.

 

En el norte de Irak, los cristianos están siendo víctimas de homicidios y secuestros con fines de extorsión. También los cristianos han sido atrapados en el fuego cruzado entre árabes, turcomanos y kurdos (todos ellos musulmanes) que compiten por el poder y el control de los recursos del territorio ricos en petróleo.

 

En diez años de conflicto, la comunidad cristiana ha perdido más de la mitad de sus miembros en un éxodo de proporciones «bíblicas» a raíz de una serie de asesinatos.

 

Un funcionario de la Gobernación cristiana en Mosul, en el anonimato por razones de seguridad, reconoció que «muchas familias cristianas» han huido. «Han perdido la confianza en todo», dijo. «El gobierno es incapaz de hacer nada para protegerlos” ¿Qué futuro tienen los no-musulmanes en países donde la violencia reina?»

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *