Princesas decapitadas desde la cintura

Una flagrante muestra de la deformación malsana de la figura femenina a merced de ciertos cánones antojadizos e inalcanzables, fue ofrecida recientemente por la firma Ralph Lauren que mediante el photoshop redujo la cintura de su modelo Filippa Hamilton a una dimensión menor que la de su propia cabeza. (!) Aunque la firma ofreció sus irrisorias y extemporáneas excusas, ha quedado patente la enorme presión mediática que se ejerce sobre la imagen y la mente del bello sexo en cuanto a supuestos parámetros deseables -y deleznables- de perfección física.

Filippa Hamilton cercenada y Filippa real y saludable.

Ahora, a la luz semejante despropósito, cuando uno pudiera imaginar inminente y cabizbaja reparación por la trasnacional firma, nos damos de bruces con la inmisericorde noticia: Filippa Hamilton, la modelo trastocada, ha sido despedida de la susodicha empresa de la moda. Filippa, quien ostenta la espigada talla de 1,78 m. y pesa 55 kilos (con lo que ajustadamente araña un índice de masa corporal de 17,36) fue sacada de la firma por su “incapacidad de cumplir con sus obligaciones contractuales”, aunque no sería descabellado suponer que la disparatada concepción de belleza femenina de la firma Lauren considere a la guapa modelo como supuesta portadora de sobrepeso. (Ojo: en Europa se ha presentado recientemente una iniciativa para que las fotos retocadas por photoshop lleven una advertencia al respecto y no confundan a quienes las contemplan).

Ya quisiera Filippa tener sobrepeso. En realidad no es sino esmirriada, filiforme muchachita. Los verdaderos amantes de la mujer opulenta y bien despachada, a lo Rubens, no cesaremos de corear este inmortal tema: Big girl (you are beautiful). ¡Todo un himno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *