Preventiva a Mangeri por homicidio agravado por alevosía

HONGOS

El juez de instrucción Javier Ríos dictó el procesamiento y la prisión preventiva del portero Jorge Mangeri bajo el cargo de «homicidio agravado por
alevosía» en perjuicio de la adolescente Angeles Rawson.

Además, el juez impuso un embargo por un millón de pesos sobre los bienes de Mangeri, encargado del edificio de la calle Emilio Ravignani 2360 del barrio de Palermo, donde vivía la chica cuyo cadáver fue hallado el 11 de junio pasado en un predio del CEAMSE de José León Suárez.

El abogado Pablo Lanusse, representante del padre de la víctima, destacó que la resolución del magistrado es «clara, sólida», y explicó que «está basada en la prueba del expediente, fundamentalmente en el ADN, que lo coloca a Mangeri como único responsable, y por el método insidioso que usó para deshacerse del cuerpo».

En su resolución, el juez destacó que «la circunstancia que A. R. estuviese atada de pies y manos cuando fue sometida al procedimiento insidioso que la llevó a la muerte, así como la diferencia de edad y contextura física entre el imputado y la víctima, evidencia su estado de indefensión», por lo que
corresponde el agravante de «alevosía».

Tras conocerse el auto de procesamiento de Mangeri, la Justicia aún sigue investigando la veracidad de los dichos de un taxista, quien dijo que llevó al portero hasta una planta de procesamiento del CEAMSE y ahí arrojó dos bolsas de residuos, en una de las cuales podría haber estado el cuerpo de la joven.

Incluso, el taxista, de nombre Leonardo, aseguró que «está diciendo toda la verdad» y que «nunca» olvidará lo que pasó.

«Quiero dejar en claro que estoy diciendo la verdad, no me voy a meter a decir cualquier cosa con un tema tan delicado como éste», sostuvo el chofer, llamado Leonardo, quien dijo estar consciente de la pena de prisión que le puede caber por falso testimonio.

«No me voy a olvidar nunca más», expresó el taxista sobre su relato de los hechos ocurridos supuestamente en la misma jornada en la que desapareció la adolescente de 16 años.

Una de los segmentos más tenebrosos del relato, que fue descalificado por la defensa de portero, es cuando el taxista cuenta que Mangeri, al notar un movimiento en una de las bolsas de consorcio, dijo que se trataba de un perro que creía muerto y pidió una masa para golpearlo.

«Mangeri le pegó con una masa y un fierro, me dijo que era un perro muerto», expresó sobre esa circunstancia.

A través de un comunicado, el CEAMSE informó que adoptó «todas las medidas tendientes a cooperar y facilitar el más rápido esclarecimiento de lo ocurrido, respondiendo a los requerimientos que, en ese sentido, se formulen».

Asimismo, el CEAMSE indicó que las instalaciones «se encuentran a plena disposición de las autoridades policiales y judiciales que intervienen en el caso».

«La gravedad del suceso de público conocimiento nos obliga a todos a abordar tan delicadas situaciones con seriedad y responsabilidad, evitando la proliferación de hipótesis sobre reconstrucción de sucesos, testimonios o especulación sobre otros aspectos del crimen, extremos todos que deben ser objeto de tratamiento exclusivo por parte de las autoridades competentes», indicó la empresa recolectora de residuos.

El relato del taxista, de 35 años y padre de tres hijos, fue formulado ante el juez de instrucción Javier Ríos, la fiscal María Paula Asaro y en presencia del abogado Pablo Lanusse, quien representa a la querella del padre de la víctima, Franklin Rawson.

Para Lanusse, la alevosía es por tirar viva a Ángeles al basural
Pablo Lanusse, abogado de la familia de Angeles Rawson, explicó que al portero se le aplicó la figura de homicidio agravado por alevosía por el «método insidioso» utilizado para matar a la adolescente.

«Es una resolución clara, sólida, basada en la prueba que hay en el expediente, fundamentalmente en el ADN que lo coloca a Mangeri como único responsable y agresor de Angeles y fundamentalmente por el método insidioso con el que Mangeri decidió desechar y descartar el cuerpo con vida aún de Angeles, exponiéndola a esa situación», afirmó el letrado.

Es que según los peritajes y la autopsia, la joven estaba viva cuando fue arrojada a un camión compactador de basura que luego llevó su cuerpo al predio de la CEAMSE en la localidad bonaerense de José León Suárez, donde fue hallada muerta el 11 de junio.

El dato clave del informe forense dice que el tórax fue aplastado y que esas marcas en el cuerpo son vitales.

En la puerta del Palacio de Tribunales, luego de ser notificado del procesamiento dictado al portero por el juez de instrucción Javier Feliciano Ríos, el abogado dijo que al encargado también se le trabó un embargo de un millón de pesos sobre sus bienes.

Consultado sobre la decisión del magistrado, Lanusse expresó que «había elementos contundentes para dictar el procesamiento de esta persona», en alusión a Mangeri, aunque remarcó que «el caso va estar cerrado cuando haya una sentencia condenatoria» y anunció que va a trabajar «fuertemente» para esto.

Respecto de que aún no se esclarecieron algunos datos sobre el crimen, Lanusse recordó que para el dictado de un auto de procesamiento «no es necesario conocer el lugar de los hechos».

«Lo que es fundamental es que haya una persona a la que le ha quitado su vida y un responsable», señaló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *