Preocupa que personas con discapacidad queden sin atención


Buenos Aires, 8 Jun. 12 (AICA)
Padre Pablo Molero

Padre Pablo Molero

El presbítero Pablo Molero, responsable de la Comisión Arquidiocesana con Personas con Discapacidad, expresó su preocupación por las personas afiliadas al PAMI que podría quedar sin atención a raíz de un conflicto entre esta obra social y el Ministerio de Salud de la Nación por el pago de las prestaciones.

El referente de la arquidiócesis de Buenos Aires para el tema advirtió que las autoridades “no ofrecen una respuesta y se tiran la pelota entre ellos. Pero, la realidad es que no explican a los prestadores quién, cuándo y cómo se van a pagar esos servicios a los prestadores, de por sí ya con atrasos de cinco meses”.

“Las instituciones van a seguir atendiendo a las personas con discapacidad, pero así no sí no les pagan, no creo que puedan seguir”, alertó el sacerdote en declaraciones a la agencia AICA.

El presbítero Molero dijo que las instituciones del sector mantuvieron ayer una reunión con autoridades del PAMI, que rechazaron o minimizaron que la denuncia del convenio con el Ministerio de Salud de la Nación implique una quita de prestación.

“Pero la realidad parece ser otra, ya que el PAMI no paga hace cinco meses a las instituciones ni tampoco envió las facturas correspondientes al Ministerio, para su pago”, reveló.

El sacerdote dijo que las autoridades del PAMI reconocieron que “es cierto que no enviaron las facturas, porque están trabajando en un nuevo circuito administrativo para pagar las prestaciones”.

Ante esta situación, el presbítero Molero recordó a la obra social que las personas discapacitadas que pueden quedar sin cobertura son “afiliados al PAMI”, por lo que reclamó que se les pague con “dinero del PAMI y luego se lo facturen a quién se lo tengan que facturar”.

Pero, la respuesta de la obra social, fue tajante, dijo el sacerdote: “Nos dijeron que: ‘Primero pague el Ministerio y después lo pagamos nosotros”.

La resolución 546/12 de la obra social nacional -notificada a todas las instituciones que prestan este tipo de servicios- rompe un acuerdo referido a la atención de las personas con discapacidad, pero nada dice sobre quién se hará cargo a partir de ahora de pagar las prestaciones.

La ruptura del convenio implica para los afiliados y su familia pérdida de toda la atención médica -médicos de cabecera, clínicas, sanatorios, medicamentos, pañales, entre otros-, así como prestaciones específicas.+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *