Preocupa a obispos maronitas la situación en el mundo árabe

Su Beatitud Cardenal Pierre Nasrallah Sfeir

Patriarca de Antioquía

Iglesia Católica Apostólica Romana de Rito Maronita

Preocupa a obispos maronitas la situación en el mundo árabe

Beirut – Líbano, 11 de febrero de 2011.- La situación en Egipto y en los países árabes es motivo de gran preocupación y ansiedad, afirman en un comunicado los obispos maronitas, después de una reunión celebrada el pasado 2 de febrero en Bkerke – Líbano.

Los miembros del episcopado de la Iglesia Católica Apostólica Romana de Rito Maronita, que se reúnen, cada mes, bajo la presidencia de Su Beatitud cardenal Pierre Nasrallah Sfeir, patriarca de Antioquía de los Maronitas, analizaron, en su último encuentro, la situación de la región y, especialmente, los últimos acontecimientos de Egipto y Túnez.

En el comunicado, al referirse a los acontecimientos ocurridos en ambos países, afirman que «hay golpes de Estado y revoluciones en los que la gente salió a la calle para hacer caer a los gobernantes».

Tras deplorar «el derramamiento de sangre» los obispos piden que se eviten «otras agitaciones en la región», y que los responsables «trabajen para llevar la justicia y la paz a sus países».

Por otro lado, respecto a la situación del Líbano, en el que acaba de producirse un cambio de Gobierno, los obispos consideran que la situación «es buena aún, a pesar de su complejidad», y auguran al nuevo Primer Ministro, Najib Mikat, «éxito en su misión para afrontar el estado actual con sabiduría y firmeza».

Por último, los obispos, agradecen al papa Benedicto XVI «por su gesto generoso», al disponer que se coloque una estatua de San Marón, fundador de esta Iglesia, en uno de los nichos de la parte exterior de la Basílica de San Pedro.

La estatua es obra del artista español Marco Augusto Dueñas, autor también de la escultura de la santa española Rafaela Porras, fundadora de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, bendecida por el Papa el 20 de enero de 2010, y colocada en el mismo lugar en el Vaticano.

Fuentes: AICA – AJS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *