Predicar el Reino de Dios, sin preocuparse de tener éxito”

Frascati (Italia) (AICA): “Los apóstoles no deben estar apegados al dinero y a las comodidades… no siempre recibirán un recibimiento favorable: a veces serán rechazados; más aun, podrán ser perseguidos también. Pero esto no les debe impresionar: ellos deben hablar en nombre de Jesús y predicar el Reino de Dios, sin preocuparse de tener éxito”, expresó el papa Benedicto XVI durante su homilía en la misa celebrada este domingo, 15 de julio en la catedral de Frascati donde realizó una visita pastoral.
En la mañana del domingo, 15 de julio el Santo Padre Benedicto XVI realizó una visita pastoral a la diócesis de Frascati, donde presidió una misa en la Catedral. En su homilía se detuvo a comentar el Evangelio del domingo, que habla del envío de misión de los doce Apóstoles.“El hecho que Jesús llame algunos discípulos a colaborar directamente a su misión, –explicó el Papa- manifiesta un aspecto de su amor: El no desdeña la ayuda que otros hombres puedan aportar a su obra; conoce sus limitaciones, sus debilidades, pero no las desprecia, es más, les confiere la dignidad de ser sus enviados”.

Según el Evangelista, Jesús los manda de dos en dos, y les da pocas instrucciones: “los apóstoles no deben estar apegados al dinero y a las comodidades… no siempre recibirán una acogida favorable: a veces serán rechazados; más aun, podrán ser perseguidos también. Pero esto no les debe impresionar: ellos deben hablar en nombre de Jesús y predicar el Reino de Dios, sin preocuparse de tener éxito”.

La misma experiencia se recuerda en la Primera lectura, en la que al profeta Amos, enviado por Dios a profetizar en el santuario de Betel, se le ordena que se marche. “Este responde que no fue él quien eligió esa misión –indicó el Papa -, sino que el Señor hizo de él un profeta y lo envió precisamente allí, al reino de Israel.

Por tanto, ya sea que venga aceptado o que venga rechazado, el continuará profetizando, predicando aquello que Dios dice y no aquello que los hombres quieren escuchar. Y esto permanece, mandado por la Iglesia, no predicar lo que los poderosos quieren escuchar. El criterio de los discípulos es la verdad y la justicia, aunque esté contra los aplausos y los poderes humanos”.

El Santo Padre resaltó otros dos aspectos del Evangelio: cuando alguna comunidad rechace a los Doce, antes de irse a otro lugar, tendrán que realizar ante la gente el gesto de sacudir hasta el polvo de sus pies, señal que expresa el desapego en dos sentidos: “desapego moral –como decir: el anuncio les fue dado, ustedes lo rechazan– y despego material –no quisimos y no queremos nada para nosotros”.

La segunda indicación es que “a la predicación se debe acompañar, según las instrucciones y el ejemplo dados por Jesús, la curación de los enfermos. Curación corporal y espiritual…

Esta doble curación es siempre mandada a los discípulos por Cristo. La misión apostólica tiene siempre que comprender los dos aspectos de predicación de la palabra de Dios y de manifestación de su bondad con gestos de caridad, de servicio y de dedicación”.

Dirigiéndose a la comunidad de Frascati, el Santo Padre les habló sobre la importancia del compromiso formativo, dirigido en primer lugar a los formadores, y remarcó que “el Señor llama a todos, distribuyendo diversos dones para diversas tareas en la Iglesia”.

Después exhortó a vivir intensamente el Año de la Fe y puso de relieve que “los documentos del Concilio contienen una riqueza enorme para la formación de las nuevas generaciones cristianas. Con la ayuda de los sacerdotes y de los catequistas, reléanlos, profundícenlos, y traten de ponerlos en práctica en las parroquias, en las asociaciones y en los movimientos.

Redescubran la belleza de ser Iglesia, de vivir el gran “nosotros” que Jesús formó entorno a sí, para evangelizar el mundo: el “nosotros” de la Iglesia, jamás cerrado, jamás replegado sobre sí, sino siempre abierto y tendiente al anuncio del Evangelio”, concluyó el Santo Padre.+ 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *