Predicado

HONGOS

En lógica, existen muchas concepciones diferentes de la noción de predicado según el contexto y la tradición.

En lógica tradicional el predicado es uno de los términos que constituyen el juicio, considerado como la “unión o separación” entre dos términos, término Sujeto (S) y término Predicado (P) de una proposición lógica de la forma ‘S’ es ‘P’, sobre la que se expresa, o puede expresarse, un enunciado lingüístico en la forma de una oración gramatical.

‘S’ es el nombre del sujeto. El predicado ‘P’ es el nombre de cualquier predicado que conviene o no conviene al sujeto, manifestando la identidad del sujeto como ser mediante las notas o propiedades que le constituyen.

En el juicio se concibe la verdad del conocimiento.1 La expresión lingüística como lenguaje apofántico según Aristóteles, manifiesta y significa en último término la realidad del ser del sujeto sostenida en último término por la sustancia como sujeto, y al que convienen sus predicados en la manifestación de su identidad como ser donde no puede habercontradicción. El juicio manifiesta la verdad del ser del sujeto.

La consideración de los términos del predicado admiten varios contenidos según la extensión y comprensión del uso del término.2

En las proposiciones afirmativas el predicado tiene una extensión particular, es un término no-distribuido, cuya referencia son algunos individuos concretos de los que están incluidos en el término. En las negativas tiene una extensión universal, como término distribuido, cuya referencia son todos los individuos incluidos en el término.

En cuanto a la comprensión, o notas que constituyen el contenido del término, en las afirmativas el predicado puede ser tomado “totalmente” en las afirmativas y “parcialmente” en las negativas.

Francisco Romero siguiendo la clasificación de los juicios según su contenido hace la siguiente “división según el alcance y sentido de la predicación”:3

1.-La predicación se refiere a algo residente en el objeto:

    • Juicios determinativos o juicios que enuncian la esencia del objeto-sujeto, respondiendo a la pregunta: “¿Qué es esto?”
    • Juicios atributivos que responden a la pregunta: “¿Cómo es esto?”
    • Juicios de ser, en los cuales el predicado enuncia la categoría objetiva a la que pertenece el objeto-sujeto.

2.- La predicación afirma una relación que va más allá del objeto-sujeto:

    • Juicios de comparación en los que se compara el objeto-sujeto con otros
    • Juicios de pertenencia en los que se afirma o niega una relación de pertenencia entre el objeto-sujeto y otros.
    • Juicios de dependencia en los que se afirma que el objeto-sujeto depende en algún miodo de otros.
    • Juicios intencionales en los que se enuncia que el objeto-sujeto recibe una intención de otro objeto.

En la filosofía tradicional no se tiene en cuenta la cuantificación del predicado. Algunos autores antiguos consideraron el tema, como Ammonio Saccas, pero fue rechazada porSanto Tomás de Aquino y Juan Gerson entre otros.

Modernamente ha sido tenida en cuenta por Jeremy Bentham, Augustus De Morgan y rechazada por John Stuart Mill y otros.

No obstante, W. Hamilton considera que los predicados deben ser cuantificados expresamente. Según este criterio la clásica consideración de las proposiciones lógicas A, E, I, O son insuficientes, proponiendo la siguiente:

  • Proposiciones toto-totales:
    • Todo S es todo P
    • Ningún S es ningún P
  • Proposiciones toto-parciales:
    • Todo S es algún P
    • Ningún S es algún P
  • Proposiciones parti-totales:
    • Algún S es todo P
    • Algún S no es ningún P
  • Proposiciones parti-parciales:
    • Algún S es algún P
    • Algún S no es algún P

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *