Plantas de tratamiento de aguas residuales podrían exacerbar de resistencia antibiótica

El agua descargada a los lagos y ríos desde las plantas de tratamiento de aguas residuales pueden contener concentraciones significativas de genes específicos que podrían crear resistencia a los antibióticos en las bacterias, declara un nuevo estudio.

Investigadores en la Universidad de Minnesota (Minneapolis, EUA) estudiaron el impacto de aguas residuales, con tratamiento terciario, sobre la cantidad de varios determinantes de resistencia a los antibióticos en el Lago Superior en el área de Duluth (MN, EUA). Los investigadores recolectaron agua superficial y muestras de sedimento de 13 sitios en la Bahía Duluth-Superior, el Río San Luis y el Lago Superior. Se usó una reacción en cadena de la polimerasa cuantitativa (qPCR) para determinar tres genes diferentes que codifican resistencia a la tetraciclina (tet(A), tet(X), y tet(W)), el gen que codifica la integrasa de los integrones de clase 1 (intI1), la abundancia total de bacterias (genes 16S rRNA) y los niveles de contaminación fecal humana (genes 16S rRNA específicos para el género Bacteroides).

Los resultados mostraron que las cantidades de tet(A), tet(X), tet(W), intI1, Bacteroides totales y Bacteroides, específicos de los humanos eran, por lo general, 20 veces más altos en las aguas residuales con tratamiento terciario que en las muestras de agua superficial cercanas. Por el contrario, las cantidades de estos genes en el río San Luis y el Lago Superior estaban típicamente debajo del nivel de detección. El análisis de secuencias de fragmentos del gen tet(W) a partir de cuatro muestras diferentes, recogidas en todo el sitio del estudio, apoyó la conclusión de que las aguas residuales con tratamiento terciario municipales son una fuente puntual de genes de resistencia
en la Bahía Duluth-Superior. El estudio fue publicado en la edición del 15 de noviembre de 2011, de la revista Environmental Science & Technology.

“El tratamiento actual de las aguas residuales elimina una gran parte de los genes de resistencia a los antibióticos”, dijo el autor principal, el profesor Timothy LaPara, PhD, del departamento de ingeniería civil. “Pero este estudio muestra que las operaciones de tratamiento de aguas residuales deben ser muy bien analizadas y consideradas como un factor importante en la ecología global de la resistencia a los antibióticos.

La presencia, cada vez mayor, de bacterias resistentes a antibióticos ha suscitado una preocupación importante en la futura eficacia de los antibióticos. Mientras que el uso de antibióticos en la agricultura ha sido analizado con un ojo crítico, los papeles de los tratamientos de aguas residuales municipales han recibido poca atención como un reservorio de resistencia. Las bacterias resistentes a los antibióticos se desarrollan en el tracto gastrointestinal (GI) de las personas que toman antibióticos; estas bacterias luego son eliminadas durante la defecación. La resistencia, a los antibióticos, puede ser transferida entre los organismos a través de la transferencia lateral de genes, convirtiéndose en parte del problema importante, actual de salud de patógenos resistentes a los antibióticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *