PIDE LOS SIETE DONES DEL ESPÍRITU SANTO

La Paz sea contigo… Venda Mis Heridas con amor en Mi Santo Espíritu. Busca siempre Mi Santo Espíritu. Ven y aprende:

Para preservar tu alma de cualquier mala disposición y de las tentaciones, pide a Mi Santo Espíritu, el Dador de Vida, que te gobierne en santidad y te ayude a crecer en gracia y sabiduría, para que tú no seas también arrastrada por los errores que son promulgados más y más en Mi Iglesia.

Pide a Mi Santo Espíritu de Conocimiento que tú no caigas en las distorsiones que se hacen de Mi Palabra, sino que puedas conocernos como Tres Veces Santos1 y al conocernos, te conozcas a ti misma en Nuestro Reflejo, en Nuestra Imagen. Estoy diciendo «tú también» porque muchos de los que he resucitado han flaqueado o han caído… Han desertado Mis Santas Reglas que Yo les había confiado. Me han fallado porque han cedido a sus impulsos… no Me han colocado a Mí en Primer lugar, 2 ellos han puesto primero sus intereses, no los Míos.

Pide a Mi Espíritu Santo de Sabiduría que tú busques Mis Viñedos Celestiales, para que tu alma aspire su Fruto. Ven y ruega a Mi Espíritu Santo de Sabiduría que te visite en tu pobreza. En tu pobreza, Él no huirá. Él te ofrecerá Su Amistad y te cortejará, y en Su Emanación Pura hará que tu espíritu gire sólo en torno de Cosas Celestiales, pidiéndonos 3 lo que es Santo e Imperecedero.

Mi Espíritu Santo de Sabiduría te mostrará Nuestro Reino, un Reino de Piedad reservado para el recto y santo. Por lo tanto, no seas como aquellos que rompen diariamente Mi Corazón y afligen, sin cesar, a Mi Espíritu, convirtiéndose en rebeldes constantes, unos Caínes sin misericordia. Endereza tu corazón y Mi Espíritu de Sabiduría será tu Guía y Director para llevarte hasta Nuestro Reino, que ha sido preparado para ti desde la fundación del mundo.

Ruega y Mi Espíritu Santo de Entendimiento descenderá en tu nada, como un Sol Brillante, con Rayos Curativos a tus ojos y a todas las cosas que parecían obscuras y fuera de tu alcance se les quitará el velo. Y, en tu nada, Mi Espíritu Santo de Entendimiento te conducirá dentro del Misterio de la Verdad Divina. 

No dejes que Mi Espíritu te encuentre mal dispuesta o sin ganas. Deja que Él ilumine tu mente y, en el contraste de tu nada, Mi Espíritu Santo de Entendimiento será Todo lo que tú careces.

Compañero y Amigo, Él no te ocultará ningún Misterio; por el contrario, te ofrecerá Enseñanzas que ninguna mente ha entendido, cosas más allá de la mente de la humanidad, entrando en lo impenetrable y lo imperecedero, alcanzando las Profundidades de Dios. Por lo tanto, no seas como los eruditos y los filósofos de tu tiempo, que justifican su filosofía bajo el modelo de su propio espíritu racionalista. La carne y la sangre no pueden revelar lo que viene del Espíritu. Yo puedo ofrecerte Mi Reino y Mi Espíritu puede conducir tus pasos hasta Mi Reino. Ven, entonces, y hereda lo que dura para siempre, dejando que Mi Espíritu de Entendimiento ilumine tu mente y tu cuerpo con Su Luz Divina, dejándole a Él animar tu alma en la intimidad que Nosotros 4 deseamos que tengas en Nosotros.

Hijos Míos, Hijas Mías, vengan a Nosotros en su silencio, para obtener los Dones que Nosotros les podemos ofrecer.  Nuestro Nombre es Tres veces Santo. No sigan una filosofía basada en la mente del hombre, pues la víbora anidará en ustedes.

En lugar de ello, vengan a Nosotros, y obtengan los Dones del Espíritu, que puede transfigurar su alma en Nuestro Cielo. Pídanos de corazón y obtendrán. Reconózcanos en Nuestra Santidad Trinitaria y serán llamados «Nuestros hijos, Nuestra Propiedad», pues Nosotros haremos de su alma un retrato vivo de Nuestra Santidad, una imagen visible del Invisible, una atracción de todas las Cosas Sagradas que les han sido declaradas para su salvación desde el principio del Tiempo. 

Escucha y comprende: ¿Quieres ser familia del Espíritu Santo de Consejo y asegurarte que ganarás el Cielo? Reconócenos en Nuestra Santidad Trinitaria y serás elevado por Nuestros ángeles para descubrir a Aquél-que-es.  Pide consejo y serás aconsejada para hacer el bien todos los días de tu vida.

El Reino está preparado para ti que haces el bien. Aprende a devolver el mal con el amor. Tú conoces los Mandamientos y también sabes que en los Dos Principales se apoyan toda la Ley y los profetas. No tienes que ser rico para entrar en Mi Reino, ni tampoco erudito. Mi Reino se da a los pobres de espíritu y a aquellos que gritan: «Dios, ten misericordia de mí, el pecador». Mi Reino se da a los niños sencillos y a los humildes que saben clamar: «¡Abba!».

Búsquenme a Mí, su Señor, Yo soy Amor. Busquen al Amor todos ustedes, los humildes de la tierra, que obedecen Mis Mandamientos. Pidan Mi Espíritu de Consejo, para que los haga desear la integridad, la humildad, la lealtad y la bondad, para que su paso no falle y hagan el mal. Sin falta, Mi Espíritu de Consejo los hará conocer Su Ley y los aconsejará diciendo: «No igualen a nadie con Dios, sirvan a la causa de lo justo, levanten al oprimido, no dañen a nadie, sino ámense y ayúdense uno al otro. No aflijan ni acosen a la viuda o muestren severidad con el huérfano. Practiquen la bondad y no sean como los villanos y los malvados que pierden sus almas arruinando al desvalido. Nunca se rebelen contra su Dios, sino que inclinen su cabeza y doblen su rodilla ante Su Santa Presencia. Nunca sustituyan Su Sacrificio Perpetuo, ni siquiera por todos los reinos del mundo y su esplendor.»

Estén alerta a aquellos consejos y emitirán fragancia, y su felicidad será como un río fraccionándose en varios riachuelos, anunciando y aconsejando a otros a buscar el Reino de los Cielos y la Gloria de Nuestra Santidad Trinitaria, la cual puede adornar su espíritu con Nuestro Esplendor por siempre y para siempre. 

¿Acaso no tengo Yo la Fuerza para salvar? Con una Palabra, Yo bendigo y salvo. Por lo tanto, no yazcan desvalidos. Yo les puedo dar Mi Espíritu de Fortaleza. No sólo se da a Mis ángeles, sino a ustedes también. Abran su corazón y escuchen. Pidan y se les dará. Puedo hacer que prediquen Mi Palabra y Mi Tradición Tres veces Bendita, a lo máximo de su capacidad, por el Poder de Mi Espíritu de Fortaleza. Dichosos ustedes, los que obtendrán Mi Don 5 y, a través de este Don, obtendrán la fuerza para vivir en obediencia de fe, en rectitud, alegría y paz.

Así que, no yazcas desvalida y con temor. Yo te digo: no temas los sarcasmos de los hombres, ni desfallezcas por sus insultos, pues, la polilla se los comerá como a los vestidos, ya que desde el principio, ellos han estado en comunión con el maligno. Yo seré tu Fuerza y ya no caminarás, más, sola. Yo y tú, tú y Yo, soportaremos juntos las cruces dadas a tí para tu santificación.

Mi Espíritu de Fortaleza te puede vestir con Mi Fuerza para que des testimonio de la Verdad, el Alfa y el Omega, con celo y valor. Mi Espíritu Santo de Fortaleza te puede ayudar a vencer todos los obstáculos que se pongan en tu camino y que te impiden alcanzarme. Con el Poder de Mi Espíritu te convertirás en una guerrera llena de valor y fuerza. Fortalecida con Su Poder, fortalecerás Mi Santuario contra el enemigo y contra la trasgresión. Como el sol, brillarás en Nuestra Presencia, Tres veces Santa. Como un fuego, tus palabras resplandecerán, como una antorcha. Tus profecías golpearán como una espada que corta y atraviesa, arrastrando los reinos del mundo hasta su destrucción.

Con el Poder de Mi Espíritu obtendrás lo Inaccesible, lograrás lo Inalcanzable. Cada uno de tus logros mostrará Nuestra Magnificencia en Nuestra Gloria Trinitaria. Por lo tanto, no digan: «¿Dónde, dónde hallaremos suficiente poder y fortaleza para glorificar a Dios?». Mis Maravillas se encuentran en el Espíritu Invisible, aunque Visible a través de Su Acción Poderosa; Inaccesible al tacto, sin embargo, a su alrededor y dentro de ustedes.

¿Quién puede intentar comprender la Manera en que Mi Espíritu se mueve? Pidan a Mi Espíritu Santo de Fortaleza que les conceda Su Radiante Fuerza para Mis Intereses, y Yo, Yo les comunicaré, sin reserva, suficiente Poder para unirlos, en la batalla de sus tiempos, con San Miguel Arcángel y combatir el mal y la blasfemia, la distorsión de Mi Palabra y la rebelión contra todo lo que es Santo.

Dígnate pedirme que te conceda el Espíritu de Fortaleza para que puedas extender tu mano hasta la copa que te ofreceré. Estas son las cosas que deberás pedir ante Mis Santos y ante Nuestra Santidad Trinitaria. Entonces tú también practicarás la resistencia en la batalla del Gran Día, 6 para ser la defensora de la Verdad, y para traer a toda la gente a reconocernos como Tres veces Santo, pero Uno, en la Unidad de Esencia.  Y Nosotros invitaremos a cada uno de ellos a entrar en el Misterio del Verdadero Conocimiento de Nuestra Santidad Trinitaria, vistiéndolos de Gracia y Belleza y Vestiduras de Ceremonia, Nuestras Más Ricas Vestimentas:

Divinidad, que emana de Nosotros, conduciéndolos a la Vida Eterna.

Luz, Tres veces Santa, reluciendo en su alma y cuerpo para vivir en Nosotros por siempre y para siempre.

Verdad y Amor, para conocer al Verdadero Dios, Tres veces Santo.

Fe, la victoria sobre todo el mundo, cosecha de la Vida Eterna.

Ven, ven tú que dices: «Yo no puedo obtener la Redención pues no he recibido la Piedad para entrar en el Reino de Dios». Pide desde tu corazón el Don de la Piedad y la obtendrás. Di:

«Espíritu Santo, Dador de Vida,
Espíritu Santo, Tres veces Santo,
concédeme que yo también pueda
crecer en amor para conocer a Dios
y obtener Su Reino.

Concédeme el Espíritu de Piedad
para que mi espíritu crezca en
los principios de los Santos
y que mis pensamientos se vuelvan
en Tus Pensamientos,
mis actos en Tus Actos, los cuales
son todo Puros y Divinos.

Espíritu Santo de Piedad,
Amigo de Dios,
enséñame a alcanzar la perfección
y el control sobre cada parte
de mí mismo, que es tan mala,
para que yo pueda obtener Vida Eterna.

Espíritu de Piedad,
Hermosísimamente Vestido,
ven a mí y viste mi espíritu
de Pureza, para que yo, también, pueda
ser agradable a los Ojos de Dios.

Viste mi alma con un Espíritu Viviente
para servir a la Santísima Trinidad
con Honor y Gracia.

Permite que yo muera a mis principios,
permite que yo muera a mi parcialidad,
a mi tibieza, a mi letargo
y a mis ambiciones.

Ven y revíveme en Tu Pureza.
Proveedor del Fruto del
Árbol de la Vida,
Alegría Eterna,
concédeme también Tu Espíritu
para ser familiar de la Santísima Trinidad
y una heredera 
7 de Tu Reino.

Que mi lengua pruebe lo que es
más Puro a la Luz de Dios
Tres veces Santo
y que consuma a Aquel que dijo:
«Yo soy el Pan de Vida».

Espíritu Santo de Vida,
Tres veces Santo,
concede a mi espíritu que obtenga la
perfección en la Ciencia
del Espíritu de Piedad.

Para aprender cómo observar con temor
lo que es Verdadera Carne y Verdadero Alimento,
lo que es Verdadera Sangre y Verdadera Bebida,
para que yo pueda vivir en el
Padre, en el Hijo y en el
Espíritu Santo,
Trino pero Uno, en la
Unidad de Esencia.

Haz que mi alma trabaje para Tus Intenciones,
las cuales son Santas y Redentoras,
y más agradables ante Tus Ojos.

Al entrar en mi alma,
Tu Espíritu de Piedad
me convertirá en un siervo
devoto y ferviente.

Luz Estelar de mi alma,
comunícame la Piedad
de Tus Santos
para observar Tus Leyes Santas y
muéstrate Graciosamente, a mi miserable
alma para recordarme que
la incorruptibilidad me llevará cerca
del Dios Trino,
al Más Poderoso y al Más Santo,
pues desde aquí nada impuro podrá
encontrar su camino en mí. 
Amén.» Ic.

El Espíritu de Piedad te guiará para convertirte en:

-una delicia de la Delicia del Padre

-una fragancia de mirra en Mi Presencia

-un lirio de Mi jardín

-un alarde 8 para Mis ángeles

-un festival de alegría, permanentemente, en Mi Corazón

y una copia de Mí Mismo.

¡Solamente tendrás que quererlo y Yo levantaré tu lastimosa alma! No carezco de los medios para mostrar Mi Poder o Mi Soberanía.

Ven y búscame en la sencillez de corazón. No permanezcas en deuda por tu pecado, pide perdón y Yo te perdonaré. Pide el Espíritu de Temor para disciplinarte en mantener Mi Nombre, Santo.

Deja que Mi Espíritu te cubra con Honor y Reverencia, un Don y un Raro Tesoro, un Signo de Amorosa Fidelidad. Aprende a inclinar tu cabeza, para que Yo pueda ser visto. Aprende a bajar tu voz, para que puedas empezar a escuchar Mi Voz y descubras Mis Intenciones, Mis Deseos y Mi Voluntad. Aprende a levantar tu voz sólo en Alabanza a Mi Gloriosa Presencia. Aprende a levantar tu cabeza sólo para buscarme a Mí y todo lo que es Celestial… Muchos hombres influyentes han sido humillados, pues ni Me han honrado ni Me han mostrado alguna reverencia.

¿Quieres saber lo que significa «El Temor del Señor»? El Temor del Señor es el Principio de la Sabiduría. El Temor del Señor es la Corona de la Sabiduría.  Es aquél que Me recibe bondadosamente, reconociéndonos como el Tres veces Santo con Reverencia, Fidelidad y Honor. Temerme es humillarte a ti mismo ante Nuestra Presencia, suplicándome que te perdone, para que Yo pueda hacer de ti un altar eterno, en el cual colocaré todo Mi Conocimiento, Mis Preceptos y Mi Ley.

Yo colocaré sobre tu Santo Temor, Mi Confianza, Mis Tesoros, con Sabios Proverbios revelando Mis Misterios y Mis Secretos. Yo te mostraré los Misterios de Mi Corazón, aquellos Tesoros Escondidos en tu Santo Temor y, entonces, aprenderás que Yo soy Dios, de quien puedes obtener Vida Eterna, Alegría Perpetua y Paz. Aprenderás de Mi Espíritu de Temor que la sumisión Me seduce. Aunque pueda parecer severo, es La Apertura para que Yo entre en tu corazón y haga Mi Voluntad. Yo recibiré tu sumisión, con tu Santo Temor, como uno recibe una Corona Real de Esplendor. Y Nosotros, el Dios Trino, por Nuestra Parte, te revestiremos con Nuestra Santidad Invencible, para que ningún rastro de ilegalidad permanezca en ti, y se disipará como niebla matutina. Nacida y renovada por Mi Espíritu, tú, que en Mi Pena habías dejado de ser, de nuevo serás. Muchos de los muertos te mirarán, sin comprender que tú, una vez muerta pero ahora viva, te comportes como Nosotros deseamos que te comportes, sagazmente y con Santo Temor.

Aprende que el Señor de Todo ofrece Gracia y Misericordia a aquellos quienes Le temen  y temen Su Nombre. Yo obtendré Mi Honor si tú alabas Mi Nombre, Tres veces Santo, en todas las partes adonde vayas, y que el incienso, 9 que Me ofreces de tu corazón, en Mi Nombre, sea como una Ofrenda Pura para Mí. Es tiempo de buscar este Don de Mi Espíritu de Temor, un Arma para combatir la rebelión, el Elemento para impedirte caer y el Cetro de Mi Reino. Inclínate ante Mí y Yo te levantaré Amorosamente. Rebájate para que, en Mi Misericordia, Mis Brazos te levanten, como alguien que levanta un niño cerca de su mejilla, así te levantaré Yo, te acariciaré y te amaré, y nunca Me apartaré de ti. 

En estos días y en sus tiempos, Yo soy confrontado por la culpa de aquellos que Me golpean, y por la maldad de aquellos que practican el engaño. Yo digo: «No cometan esta abominación de la que habló el profeta Daniel», pero sus pasos, persistentemente, siguen el Engaño. Tu era está retando Mi Poder.

Muy bien pues, ya que tus intenciones, generación, son pisotear Mi Sacrificio Perpetuo y abolirlo, Yo te digo: «Yo te haré a ti lo que hice con Sodoma y Gomorra, sólo que cien veces más, para igualar tus pecados. ¿Ven esas diez Torres que han construido para ustedes como Madrigueras? Bien, nunca vivirán en ellas. Su imperio se derrumbará junto con ustedes. ¿Y aquellas piedras preciosas que han atesorado? Nunca las poseerán, pues Yo pasaré entre ustedes para recordarles que desde el Principio, Mi Nombre, Tres veces Santo, debía ser Honrado y Mantenido Santo, y que su deber hacia Mí, era Temerme.

¡Ven, tú que todavía yerras en este desierto, indeciso y débil! Ven y pide estos Siete Dones de Mi Espíritu Santo, y Yo, el Autor del Cielo y la Tierra, el Verbo y Dios, te prodigaré con Mis Dones. Yo te ofreceré Mis Siete Dones para salvarte; para favorecerte como una deliciosa viña, te enseñaré la Templanza y la Prudencia, la Justicia y la Fortaleza.

Ven a Mí, Yo que soy Tres veces Santo. Ven, y con el Poder de Mi Aliento te convertiré en un espejo sin mancha, para reflejar sobre ti y en ti: Nuestra Divinidad, y vivirás en Nosotros, Tres veces Santos, por siempre y para siempre.

¡Alma! 10 Expuesta ahora a la injusticia del mundo, obtén Nuestra Paz y Amor. Contigo Yo Estoy. ¿Estás dispuesta todavía a trabajar por la paz, la unidad y el amor?

Estoy dispuesta a trabajar por la paz, la unidad y el amor, sí.

Observa, pues, Mis Reglas… Sé paciente y recuerda, recuerda lo que Yo he Soportado. Estate contenta con lo que ya te he dado y no busques más. Continúa siendo meticulosa en tu trabajo.  Al principio de Mi Mensaje, Yo dije: «Venda Mis Heridas con tu amor». Yo estoy Herido más allá de lo Reconocible. Levanta tus ojos hacia el Cielo y verás a Mis ángeles, llorando…

Ah, generación, tú estás encendiendo la Ira de Mi Padre. Estás encendiendo Su Ira, la cual se encenderá y estallará en Llamas. Y cuando esto ocurra, Él vendrá sobre ti como una Llama de Fuego Devorador y te convertirá en cenizas, junto con tu iniquidad y tu rebelión, con todo el mal disfrazado hoy, en bien.

¡Ay de ustedes, los que están disfrazados como siervos de la rectitud 11 y que sirven en Mi Iglesia, pero que no son más que siervos falsos, sirviendo las reglas de la Bestia! Yo les digo: a menos que se arrepientan, atraerán sobre ustedes la Ira de Mi Padre y acabarán también en Llamas. Están a disgusto con el que se sienta en la Silla de Pedro y quien les recuerda, constantemente, guardar Mis Reglas Santas, ya que Ellas son Sagradas. Están molestos por sus llamados de la Tradición de la Iglesia y de vivir, diariamente, una Vida Eucarística. ¡Estánangustiados cuando se trata de acercar a la Iglesia de Oriente con la Iglesia de Occidente y llevar a cabo la Unidad!

¡Generación pervertida y sin fe! ¿Por cuánto tiempo más he de soportar tu rebelión? Pero Yo te digo: cualquier cosa que temes se hará realidad; cualquier cosa que te asusta se realizará. Mi Iglesia se unirá al fin y será Una, y Mi Oración al Padre se cumplirá. ¿Persistirás, ahora, en tus malos designios?

Un día, siervos de la Bestia, junto con el Falso Profeta, alias, la segunda Bestia, cargarán con el peso de sus faltas, y ellas serán tan graves como la Muerte. Todavía hoy, en secreto, ustedes 12 están apuntando a la Silla de Pedro, utilizando a su gente, a la cual han colocado en altos puestos para enmascarar la Verdad con el liberalismo y lo demás. Están saqueando Mi Sagrada Ley y La están devorando para eliminar Mi Tradición. Es por esto por lo que Mi Padre los despojará de todo lo que poseen, prendiendo fuego a sus diez Torres y dejando al descubierto sus fundamentos.

Todas sus piedras preciosas serán destrozadas y ustedes mismos serán consumidos por el fuego; a menos que Yo escuche de ustedes su grito de arrepentimiento, Yo ejecutaré todas estas cosas en un tiempo muy corto. ¡Ecclesia revivirá!

Flor, Yo estoy contigo y, ante ti, Yo Permanezco y te bendigo. Cada esfuerzo, cada paso hacia delante hecho por la Unidad, es bendecido Tres veces, por el Padre, por Mí Mismo y por el Espíritu Santo. Haz que esto se sepa y di a todos que trabajen y oren por la unidad. Y si alguien viene a ti y te pregunta qué es lo que Me agradaría más, diles:

«La Fiesta del Reino de Dios está al alcance de la mano. Por lo tanto, estén preparados para dirigir sus oraciones a Dios por la salvación de las almas extraviadas. Reúnanse y oren para que la Iglesia sea una. Oren con convicción y Dios los escuchará. No hay nadie que haya orado, que se haya sacrificado y haya ayunado por causa del Reino de Dios, que no haya sido escuchado, o se le haya recompensado cien veces más, en su tiempo presente y en el mundo futuro; y que no haya heredado la Vida Eterna.»

Dales esa palabra y pídeles que recuerden Mis Palabras en las Escrituras: (Mateo 12,34-37) «Las palabras del hombre salen de lo que llena su corazón. Un hombre bueno saca cosas buenas de su provisión de bondad; un hombre malo saca cosas malas de su provisión de maldad». Así es que Yo les digo esto, que por cada palabra sin fundamento pronunciada por los hombres, responderán de ellas en el Día del Juicio, pues es por sus palabras que serán absueltos y por sus palabras serán condenados.»

Exhibe Mi Santidad y sigue ansiosa de servirme como ahora. Yo te amo, ¡Yo, tu Maestro, pero también tu Amigo y el Bienamado de tu corazón! Ten Mi Paz y Bendiciones. Esto es todo por ahora. Yo Soy está contigo. Ven. ¿Nosotros?

Jesús es Mi Nombre, mantenlo Santo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *