Perro sordociego aprende signos táctiles

Gumby’ es el nombre de un perro Gran Danés que nació ciego y sordo, y que gracias al amor de una familia de Kansas, Estados Unidos, pudo evitar ser sacrificado y hoy lleva adelante una vida feliz.

En un principio no resultó fácil para el grupo de rescate de animales dar en adopción a Gumby, no sólo por su discapacidad, sino por su tamaño. Actualmente este perro Gran Danés pesa alrededor de 130 kilos y para dormir necesita prácticamente  un colchón de dos plazas. Sin embargo el amor y la solidaridad de Akiko Tsuda, quien asumió el desafío de esta adopción especial, hicieron que Gumby pudiera encontrar un hogar permanente.
Luego de consultar a especialistas en conducta animal y realizar una extensa búsqueda por Internet, la señora Akiko logró comunicarse con Gumby a través de un sistema de signos táctiles que le permitieron transmitirle órdenes y consolidar un vínculo.
Gracias a este sistema Gumby entiende una serie de signos con los que logra interpretar comandos básicos como unas palmaditas en la espalda que significan sentarse, un contacto sobre su pecho para avisar que su dueña se encuentra frente suyo, o una caricia en la parte superior de su cabeza que significa que tiene que esperar.
Con estas señas y mucha paciencia, Akiko consiguió que un animal condenado al encierro, la inactividad y la muerte, hoy se pasee por las calles de su barrio y juegue en el parque como cualquier otro perro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *