PELIGRO NUCLEAR INMINENTE POR LA EXISTENCIA DE IRAN

Peligro nuclear inminente
Cuando la intención y la capacidad se conjugan, pueden provocar un efecto devastador.

Desde hace varios años, la República Islámica de Irán manifiesta expresamente su intención de borrar al Estado de Israel del mapa. «Israel es una mancha nefasta que debería ser borrada del mapa», manifestó en reiteradas oportunidades el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad.

Pero es bien sabido que, si bien la intención de destruir a otro país es alarmante, mucho más peligroso es tener la capacidad de llevar a cabo los deseos.

Desde 1948 ha habido dirigentes inconscientes que han expresado en voz alta su deseo de destruir a Israel. Ya lo declamaba Gamal Abdel Nasser, líder árabe de los años 60′, cuando decía que había que «tirar a los judíos al mar».

Sin embargo, el Estado de Israel, en sus años de existencia, ha logrado superar los diversos conflictos a los que se enfrentó en función del desarrollo de una alta tecnología, fuerza y capacidad de defensa y un pueblo altamente entrenado y conciente que no tiene una segunda oportunidad ante cada nuevo ataque.

Israel se ha posicionado en el mundo como un referente en innovación y tecnología, en economía y ciencias. Es una democracia ejemplar, donde el desarrollo humano, la libertad de expresión y los derechos humanos son los pilares de su sociedad. Una sociedad y un país que no tienen la intención de exterminar a nadie, sino solamente de vivir en paz con sus vecinos.

Solo con retórica e intenciones no se borra a un Estado del mapa. El régimen iraní deja entrever sus intenciones. Las mismas tienen que ver con el deseo; la capacidad con la posibilidad de concretarlo.

Cuando un Estado conjuga ambas condiciones, es absolutamente alarmante.

En la Argentina lamentablemente conocemos muy bien qué sucede cuando las intenciones y capacidades se conjugan. El 18 de julio de 1994, Irán -tal como lo determinó la Justicia Argentina- perpetró el mayor atentado terrorista contra la sociedad argentina, donde 85 personas fallecieron y más de 300 resultaron heridas.

El último informe de la Organización Internacional de Energía Atómica, que indica que Irán efectivamente está desarrollando un programa para el desarrollo de armas de destrucción masiva, debe llamar a la comunidad internacional a un rápido accionar; antes de que la intención y la capacidad se conjuguen nuevamente para provocar un efecto devastador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *