Patriarcado de Moscú examinará proyectos antes de que tomen estado parlamentario

LAS RELACIONES DEL GOBIERNO CON LA IGLESIA ORTODOXA

Patriarcado de Moscú examinará proyectos antes de que tomen estado parlamentario

Es un acuerdo que logró con el partido Rusia Unida, que dirige el primer ministro Vladimir Putin. La medida suscitó protestas entre referentes de la oposición y otras religiones.

——————————————————————————–

El Patriarcado de Moscú obtuvo, del partido Rusia Unida, que dirige el primer ministro Vladimir Putin, el privilegio de examinar los proyectos de ley antes de que sean sometidos al parlamento, una medida que suscita protestas entre representantes de la oposición y de otras religiones.

Hasta ahora sólo tenía esa facultad la Cámara Pública , un órgano consultivo que en teoría representa a varios sectores sociales.

La nueva iniciativa contrasta con la distinción neta entre Iglesia y Estado que prevé la Constitución , recordada pocos días atrás por el presidente, Dmitri Medvedev.

Aunque la oposición protesta y las demás confesiones religiosas quedan afuera, la Iglesia Ortodoxa refuerza así su vínculo con el poder, renacido bajo la presidencia de Putin, ahora primer ministro de Rusia.

Medios locales revelaron que, en los últimos días, Su Santidad Cirilo I, Santísimo Patriarca de Moscú y todas las Rusias, invitó, a su despacho, a una delegación de diputados de Rusia Unida, encabezada por el presidente de la Cámara baja, Viacheslav Volodin, y manifestó su preocupación por la ratificación el 20 de mayo de la Carta Social Europea.

Esta ratificación obliga, a Rusia, en cuanto parte del Consejo de Europa, a garantizar los derechos a la vivienda, la salud y la ocupación, pero también a la educación sexual en la escuela y a un sistema de justicia juvenil.

Sobre estos dos últimos temas la postura del patriarcado es fuertemente contraria: según Cirilo I, la educación sexual y la «disciplina» corresponden a los padres y no al gobierno.

Andrey Isaiev, jefe de la comisión parlamentaria para el trabajo y la política social, intentó tranquilizarlo sosteniendo que «la ratificación no requerirá ningún cambio en la legislación rusa y no llevará a las circunstancias temidas».

Pero luego, a pedido de Cirilo I, para «evitar malentendidos en el futuro», los parlamentarios de Rusia Unida acordaron «someter al patriarcado el plan legislativo de la Cámara y realizar consultas preliminares sobre todas las cuestiones que pueden suscitar dudas, para evitar equívocos», explicó Isaiev.

La oposición protestó de inmediato. El ex viceprimer ministro Boris Nemtsov, dirigente junto con el ex campeón de ajedrez Garry Kasparov del movimiento de oposición Solidarnost, recordó el principio constitucional de separación entre Iglesia y Estado, y advirtió que la prerrogativa permitirá al patriarcado compartir las leyes del país.

El diputado comunista Sergey Obukhov, en cambio, dijo que, al menos, deberían ser abarcadas otras confesiones religiosas. «Pero sus jefes no se dirigieron a nosotros», se justificó Isaiev.

Nafibula Ashirof, jefe de los musulmanes de la parte asiática de Rusia, prometió que lo hará si ve que la Iglesia Ortodoxa logra un carril preferencial en la Cámara de Diputados.

«Nuestro gobierno está separado del clero», reiteró Olga Romanova, que se ocupa de la formación de docentes sobre la educación sexual, considerada necesaria en particular para luchar contra la difusión del sida y el alto número de abortos juveniles. «Las escuelas deberían enseñar lo que consideran necesario», agregó.

Tanto activismo de parte de la Iglesia Ortodoxa no se vio hasta ahora en combatir otra plaga de la sociedad rusa, el abuso de alcohol y cigarrillos, un sector que el patriarcado explotó en el plano comercial desde los 90 a 2007 gracias a la exención de las tasas de importación. El entonces obispo Cirilo había sido bautizado, por ese motivo, «el metropolita del tabaco».

Fuente: ANSA – otras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *