Para el padre Marcó y Omar Abboud, la solución del conflicto de Medio Oriente pasa por el diálogo y la cordura

Para el padre Marcó y Omar Abboud, la solución del conflicto de Medio Oriente pasa por el diálogo y la cordura

27.11.2012 10:59  |
 Diálogo, cordura, equilibrio y grandeza del corazón son las soluciones al conflicto en Medio Oriente propuestas por Omar Abboud y el padre Guillermo Marcó, copresidentes del Instituto del Diálogo Interreligioso junto al rabino Daniel Goldman.

Ante el clima de tensión y situaciones de violencia que se están viviendo en Oriente Medio en los últimos días, el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Mario Bergoglio, encabezó un oficio religioso en la Catedral de Buenos Aires, donde oraron también el rabino Abraham Skorka, el pastor Carlos Miri, el arzobispo de la Iglesia Ortodoxa Griega, monseñor Torasios, el monseñor Siluan de la Iglesia Apostólica Ortodoxa de Antioquía, y Abboud.
En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias, el representante del Islam afirmó que la paz no hay que pensarla en contraposición con la guerra, sino con el infierno ya que “cuando no hay paz, hasta lo más sencillo se te hace difícil”.
Abboud explicó que, para él, la solución es una suma de “diálogo, cordura y equilibrio”, donde judíos y musulmanes, israelíes y palestinos, deben comprender que “están condenados a vivir juntos” por lo que las dos partes deben sentarse a una mesa dispuestos a ver modificada su realidad.
Por su parte, Marcó definió la paz como un “estado en el corazón del hombre y de los dirigentes” y remarcó que es responsabilidad de los políticos alcanzar eso que todos los pueblos quieren: vivir en paz y tranquilidad.
“La respuesta es más profunda que un cese al fuego. Creo que es la conversión del corazón la solución a este conflicto”, agregó el padre. En un mundo con fronteras cada vez menos delimitadas, planteó que así como en Argentina conviven ciudadanos de todos los países limítrofes, la coexistencia en la realidad compleja de Israel también es posible.
“Nos juntamos a rezar y dar un testimonio al mundo de que se puede vivir en paz”, explicó Marcó sobre la razón de la ceremonia, destacando la gran calidad del diálogo interreligioso que existe en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *