“Para ejercer la autoridad se necesita la inteligencia unida al amor”


Corrientes, 29 May. 12 (AICA)
Tedeum en la catedral de Corrientes

Tedeum en la catedral de Corrientes

El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, presidió el tedeum del 25 de mayo, por el 202º aniversario de la Revolución de Mayo, en la iglesia Nuestra Señora de la Merced.

En la homilía, el pastor llamó a “dar gracias a Dios por la Patria y por esta hermosa porción de tierra correntina, bendecida por espléndidos ríos, y embellecida de extraordinarios paisajes, que sólo el Dios creador y enamorado de su pueblo, podría brindarle”.

“En los sucesos de mayo del año 1810 –dijo- estuvieron implicados hombres con un fuerte sentido de libertad y de autodeterminación y, en su gran mayoría, identificados con el pensamiento de tradición católica. Pocos años después, ante la convocatoria al Congreso de Tucumán, casi todas las provincias eligieron a sus diputados entre abogados o sacerdotes. Más tarde, también el franciscano Mamerto Esquiú, actualmente en proceso de beatificación, tuvo un sorprendente desempeño en la defensa que hizo de la primera Constitución nacional, en el año 1853, con el propósito de que el pueblo argentino, desgarrado por luchas internas, se sometiera al poder de la ley”.

El prelado correntino señaló que “la obediencia y sumisión a la ley continúa siendo una tarea pendiente entre nosotros. Aún no hemos alcanzado ese estadio de madurez que nos permita vivir la complementariedad que debe darse entre el ejercicio de la autoridad, la vocación a la libertad y la obediencia a la ley” y agregó que “al fluctuar entre el autoritarismo y la transgresión, nos cuesta la aceptación serena de los cauces que es necesario respetar en la convivencia social”.

Monseñor Stanovnik recordó que para ejercer la autoridad sea en la familia, sea en cualquier ámbito de la comunidad “se necesita esa inteligencia que va unida al amor, inteligencia que por consiguiente, va de la mano con la humildad y la verdad. Una inteligencia amorosa y al servicio de la vida nos ayudará a reconocer y asumir las innumerables riquezas culturales, que están en la base de nuestra identidad actual, hoy en grave riesgo de ser desplazadas por un pensamiento contrario a la vida humana y, por ende, también perjudicial a la naturaleza”.

El arzobispo correntino afirmó que “si por una parte, las leyes son necesarias para la vida social, por otra, es muy importante que las mismas estén fundadas en el respeto a la verdad de la persona, de la familia y de la sociedad”.

También se refirió al anteproyecto de reforma del Código Civil y advirtió que tiene la trascendencia para “definir obligaciones y derechos de las personas que luego van a incidir en la vida cotidiana de los argentinos. Es insuficiente aplicar sólo la inteligencia para elaborar una ley. Es de vital importancia complementarla con la sabiduría que reconoce el mundo de los valores, tiene en cuenta la memoria viva de un pueblo y se enriquece con su experiencia”.

Para concluir, monseñor Stanovnik citó las palabras de Benedicto XVI sobre la sabiduría del gobernante: “Al joven rey Salomón, a la hora de asumir el poder, se le concedió lo que pedía. ¿Qué sucedería si nosotros, legisladores de hoy, se nos concediesen formular una petición? ¿Qué pediríamos? Pienso que, en último término, también hoy, no podríamos desear otra cosa que un corazón dócil: la capacidad de distinguir el bien del mal, y así establecer un verdadero derecho, de servir a la justicia y la paz”.+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *