Otro Día, Otra Neurona

Otro Día, Otra Neurona

Las luces están bajas. El equipo electrónico zumba. Un altavoz chilla y gruñe. Luces verdes destellan en un monitor. Un electrodo es apagado. Ah…otro día estudiando el cerebro. No todos los científicos que estudian el cerebro junto con el resto del sistema nervioso (neurocientíficos) trabajan en estas condiciones… algunos lo hacen en selvas del Amazonas, buscando nuevas plantas que puedan curar alguna enfermedad neurológica; otros se desempeñan en centros médicos, ayudando a la gente afectada por enfermedades del sistema nervioso; e incluso hay quienes trabajan en laboratorios, evaluando secciones microscópicas del cerebro o estudiando el comportamiento del hombre y otros animales.

Entonces, ¿qué se necesita para estudiar esos 1.4 kilogramos de tejido localizado en nuestra cabeza, y que llamamos cerebro? ¿En realidad qué hace un neurocientífico? ¿De verdad se puede estudiar esa parte de nuestra anatomía que nos hace lo que somos?

Para Ser un Neurocientífico

Cuando se le pregunta a un niño: «¿Qué quieres ser cuando seas grande?», muchos responden: «Quiero ser profesor» o «Quiero ser bombero» o «Quiero ser piloto». Dudo que alguno llegue a decir: «Quiero ser neurocientífico». De hecho muchas personas siguen carreras que estudian el sistema nervioso. Es más, la Society for Neuroscience, organización internacional de cientíificos que estudian el sistema nervioso, tiene más de 25,000 miembros.

Para iniciar la carrera que te convierte en neurocientífico, lo primero y más importante es estudiar. Trabajar duro en la escuela y entrar a la universidad. Una vez allí, no tienes que tomar clases de neurociencias inmediatamente. Ve a diferentes sitios y toma clases en diversos departamentos siguiendo tus intereses. Los neurocientíficos vienen de diferentes disciplinas: psicología, zoología, física, antropología, biología, química, fisiología y filosofía. Un bagaje educativo diverso suministra la habilidad más importante de todas: saber preguntar.

Como estudiante de pregrado, puedes tener la oportunidad de probar la investigación trabajando en un laboratorio de neurociencias. Averigua, los neurocientíficos siempre están buscando mano de obra barata. Incluso puedes ganar algo de dinero. También puedes ganar un poco de dinero como sujeto voluntario de investigación. Sólo ponte los electrodos y…no te preocupes, todos los experimentos, incluso los realizados en estudiantes, TIENEN que ser aprobados por un comité universitario de voluntarios humanos, que determina si el experimento es seguro.

Al momento de elegir una profesión, algunas personas se deciden por la medicina, odontología o enfermería; así como biología, psicología, antropología, entre otras. Tienes un rango muy amplio del cual escoger la tuya. Muchas universidades ofrecen programas independientes en el área de las neurociencias, pero los de psicología, fisiología, farmacología y biología, también ofrecen cursos y laboratorios que estudian el sistema nervioso. ¿Quiéres estudiar la forma en que las drogas afectan el cerebro? ¿El por qué dormimos? ¿Que causa y cuál es el tratamiento de enfermedades como Parkinson, Alzheimer, apoplejía o esquizofrenía? ¿Qué tal el dolor, la memoria, el estrés, las emociones y la conciencia? La lista en interminable. Es importante que escojas un programa en donde se haga lo que tú quieres hacer. No obstante, es común que los estudiantes del área de neurociencias se interesen en otras áreas y cambien de laboratorio. En la medida en que tengas tacto y seas amable y claro con tu coordinador, cambiar de laboratorio no es problema.

Muchas universidades prestan ayuda económica para la investigación y la educación. Los auxiliares de investigación generalmente realizan estudios bajo la supervisión de un investigador experimentado. Los auxiliares de docencia ayudan a los docentes con las actividades de clase: revisar ensayos, coordinar discusiones o exponer temas. Estos no son puestos bien pagados, pero brindan experiencia y son campos de práctica invaluables para el futuro.

Después de obtener su título profesional, muchas personas siguen estudiando un posgrado, a veces con una beca. Durante el posgrado puedes ir a un laboratorio y aprender nuevas técnicas o explorar una nueva área de las neurociencias. La época del posgrado está libre de preocupaciones por completar aplicaciones para subvenciones y la docencia…se está en el laboratorio para investigar. Al terminar la beca, es momento de buscar un «trabajo de verdad». A continuación se describen algunos sitios que ofrecen empleo en el área de las neurociencias:

1. Gobierno (por ejemplo, en laboratorios de alguna entidad oficial de salud ) – Estos puestos generalmente no involucran responsabilidades de docencia.

2. Universidades (como investigador o docente) – En una universidad algunas veces puede ser difícil lograr equilibrio entre la docencia y la investigación. Sin embargo, el ambiente universitario, con estudiantes deseosos de aprender, es muy estimulante.

3. Industria (por ejemplo, biotecnología, compañías farmacéuticas o de instrumentos médicos, incluida Genentech, Inc.) – Con frecuencia pagan mejor que el gobierno y las universidades, la industria privada ofrece la oportunidad de investigar y desarrollar nuevos productos sin la presión de la docencia.

4. Hospitales o Centros Médicos (cómo clínico y/o investigador) – Trabajar en un centro médico es ideal para estudiar pacientes con desórdenes neurológicos.

Cerebros de diferentes especies animales
(Image courtesy of the Mammalian Brain Collection at the University of Wisconsin,
Michigan State University and National Museum of Health and Medicine)

Aunque las oportunidades de empleo en las grandes ciudades son escasas, sí hay trabajo para los neurocientíficos, sólo debes saber en dónde buscar.

«Neurocientífico» es una palabra amplia que describe a alguien que estudia el sistema nervioso. Muchos neurocientíficos hacen varias cosas. Por ejemplo, un neurocirujano también puede tener un Ph.D. en fisiología. Puede trabajar en el quirófano y también tener tiempo para realizar experimentos. Existen muchas carreras que los neurocientíficos pueden tomar:

Neuroanatomista

estudia la estructura (anatomía) del sistema nervioso.

Neurobiólogo

estudia la biología del sistema nervioso.

Neuroquímico

estudia la química (por ejemplo, los neurotransmisores) del sistema nervioso.

Neurocirujano

médico que realiza cirugías del sistema nervioso.

Neurólogo

médico que diagnóstica y trata enfermedades del sistema nervioso.

Neuropatólogo

estudia las enfermedades del sistema nervioso.

Neurofarmacólogo

estudia la acción de las drogas sobre el sistema nervioso/o el comportamiento.

Neuropsicólogo

estudia las relaciones entre cerebro y comportamiento (especialmente funciones cognitivas), en humanos.

Neurofisiólogo

estudia la fisiología del sistema nervioso.

Psicólogo Fisiólogo

(también conocido como Psicobiólogo o Psicólogo Biológico).

Psiquiatra

médico que diagnóstica y trata enfermedades mentales

Psicofísico

estudia la relación entre los estímulos ambientales (luz, sonido o calor) y las sensaciones y percepciones que producen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *