Orígenes misteriosos

Los gitanos, también conocidos como cíngaros o romaníes, son un pueblo antiquísimo que ha recorrido el mundo sin perder su identidad. Hoy suman más de 15.000.000 en los cinco continentes, pero su verdadero origen es una incógnita. La teoría más aceptada sostiene que provienen de la India, ya que su idioma (el romanés) es pariente cercano del sánscrito.

La peregrinación gitana comenzó en el siglo X, cuando fueron expulsados de la península índica por las invasiones musulmanas. El primer país al que emigraron fue Egipto; de allí partieron rumbo a Asia menor, donde, en tiempos del imperio bizantino, se los llamó egiptanos, término del cual deriva gitano. Recalaron un siglo en Grecia para dispersarse luego por toda Europa. A comienzos del siglo XVI habían llegado a todos los rincones del continente, pero sus diferencias culturales no dejaban de generar conflictos. El nomadismo traía aparejado el incumplimiento de las leyes gubernamentales: los gitanos no pagaban diezmo, no respetaban los límites de la tierra ajena y robaban animales para alimentarse.

Los estados sedentarios no tardaron en considerarlos una amenaza para la civilización. Pero ellos se negaron a la asimilación y mantuvieron vivas sus costumbres, aun a precio de ser esclavizados o exterminados. En España, donde gozaron de libertad bajo el dominio musulmán, su situación cambió después de la reconquista cristiana; entre 1499 y 1783 se aprobaron al menos una docena de leyes que prohibían su vestimenta, oficios y lengua . El resto de Europa no fue más benévola: en Inglaterra se los marcaba como ganado y en los Balcanes fueron sometidos a la esclavitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *