Orígenes de la Segunda Guerra Mundial

Conflicto armado entre las grandes potencias y la mayoría de los países del mundo, durá desde 1939 hasta 1945. En el mismo perecieron más de 15.500.000 personas.

Campaña del Norte de África

La Primera Guerra Mundial terminó en 1918, y el año siguiente se firmó el Tratado de Versalles. La paz de Versalles procuro restablecer el equilibrio eurepeo tal como existía antes de la guerra franco-prusiana de 1870. Se intentó conferir a Francia la hegemonía política en el continente y contener la posibilidad de una agresión alemana mediante una serie de alianzas defensivas. Los estadísta aliados esperaban mantener la paz apoyados en cuatro factores: el militar, el político, el económico y la moral de la opinión pública

Con la conquista, por parte de Adolfo Hitler, del poder político en Alemania (1933), comenzó la rápida desintegración del equilibrio europeo. En 1933, Alemania se separó de la Sociedad de Naciones y en violación del Tratado de Versalles, comenzó a armarse. En 1934, Hitler trató de anexarse a Austria, a pesar de las protestas de Francia e Inglaterra. El plan no tiene éxito, porque Italia moviliza cuatro divisiones de su frontera.

El siguiente paso hacia el desequilibrio europeo lo dio Italia. Desde su ascenso al poder en 1922, Mussolini había seguido una política agresiva y militarista. En 1926 logró establecer un protectorado sobre Albania que colocó a Italia en una posición privilegiada en el mar Adriático. Con la conquista de Libia(1928), Mussolini logró amenazar los intereses franceses e ingleses en el Norte de África.

No fue, sin embargo, sino hasta Octubre de 1935 cuando se lanza a la gran aventura colonial, la conquista de Etiopía. Hitler se mantubo neutral oficialmente, pero privadamente, envía materiales de guerra a Italia. Los pequeños estados de la Sociedad de Naciones lograrón que éstos establecieran sanciones económicas contra Italia. Dichas sanciones, sin embargo, no dieron los resultados que se deseaban, porque entre los productos prohibidos no se incluyò el petróleo, que era el único material de guerra que Italia necesitaba en su campaña militar. Etiopía fácilmente derrotada, y el efecto moral producido por su conquista, resultaron desastrosos para la paz.

La guerra de Etiopía facilitó la formación del denominado eje Roma-Berlín. Hitler concedió a Mussolini manos libres en el área del Mediterráneo, a cambio de lo cual Italia no se opondría a la dominación alemana de Austria. La Sociedad de Naciones resultó ineficaz para proteger a una nación pobre e impotente, y esto le hizo perder casi todo el prestigio que le quedaba.

El ambiente, tensión y crisis no quedó limitado solo al teatro europeo. Desde hacía varios años Japón tenía designios imperialistas en Asia. La invasión Japonesa de Manchuria comenzó en Septiembre de 1931, y China protestó ante la Sociedad de Naciones, la cual se limitó a designar una comisión investigadora.

En Julio de 1936 ocurrió una sublevación militar en España contra el gobierno republicano. Hitler y Mussolini apoyaron abiertamente a los rebeldes y les enviaron armas, pertrechos y soldados.

Francia, Inglaterra y Los Estados Unidos optaron por la neutralidad, temerosos de que el conflicto se transformara en una guerra mundial.

De acuerdo con su táctica de actuar durante la crisis, Hitler se anexó a Austria cuando la atención de las potencias se concentraba en España. Conocedor de que Francia no actuaría sola, obtuvo de Inglaterra la promesa de que no intervendría en asuntos de la Europa central. Italia, que había visto frustrados sus planes en 1934, era una aliada fiel. En Febrero de 1938 presentó Hitler demandas inaceptables al gobierno austriaco. En seguida sobrevino una intervención militar y, en Marzo del propio año, Austria quedó bajo el dominio nazi.

Hitler inició una activa propaganda en favor de la libre determinación de las Naciones Invadidas o Dominadas por Alemania

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *