Ordinariato para anglicanos estadounidenses convertidos

Seattle (Estados Unidos), 28 Jun. 11 (AICA)

Anglicanos más cerca de la Iglesia católica
Unos 100 sacerdotes anglicanos y 2.000 laicos podrían ser los primeros
miembros de un Ordinariato Personal para anglicanos de los Estados Unidos
(episcopalianos) que quieran entrar en plena comunión con la Iglesia
Católica, según lo manifestó el cardenal Donald Wuerl, arzobispo de
Washington. “No me sorprendería si la Santa Sede estableciera el
Ordinariato de los Estados Unidos antes de finales de año. Creo que será
muy pronto”, dijo.

El cardenal Wuerl, designado por la Congregación para la Doctrina de
la Fe responsable de la instrumentación de la constitución
Anglicanorum Coetibus en los Estados Unidos, dijo que recibió «un
número significativo de cartas, correos electrónicos y llamadas» de
anglicanos interesados después de su nombramiento en septiembre
pasado, según un informe de la agencia CatholicHerald.

Dos congregaciones anglicanas de Maryland, en la costa este del país
–la de Saint Luke en Bladensburg, cerca de Washington DC, y la de
Mount Calvary, en Baltimore– ya anunciaron su intención de
incorporarse al nuevo Ordinariato.
Curso para la formación de los clérigos
El cardenal explicó a los obispos, durante la última Asamblea
Plenaria del Episcopado norteamericano, que el Seminario de Saint
Mary en Houston desarrolló y ya tiene aprobación del Vaticano, un
curso intensivo, de nueve meses de duración, para la formación de los
clérigos anglicanos que desean ser sacerdotes católicos.

El padre Jeffrey Steenson, ex obispo episcopal de Río Grande, que se
convirtió al catolicismo en 2007 y ahora es profesor en dicho
seminario, elaboró el programa, que se centra en «los asuntos con
diferencias teológicas históricas» entre las iglesias católica y
anglicana, dijo el cardenal.

Hasta el momento sólo se estableció al amparo de la Anglicanorum
Coetibus el Ordinariato personal de Nuestra Señora de Walsingham, en
Gran Bretaña, que integra a 60 ex sacerdotes anglicanos y cerca de
1.000 laicos. También se está estudiando establecer ordinariatos en
Australia y Canadá.

El cardenal preside un grupo de trabajo que también incluye a
monseñor Robert McManus, obispo de Worcester, Massachusetts, y a
monseñor Kevin Vann, obispo de Fort Worth, Texas. Por su parte el
padre Scott Hurd, un sacerdote de la arquidiócesis de Washington que
fue sacerdote episcopaliano, sirve como enlace con la Conferencia de
Obispos Católicos de los Estados Unidos para la puesta en práctica de
la Anglicanorum coetibus.

El cardenal Wuerl dijo que el grupo de trabajo informó a principios
de este año al Vaticano y a los obispos estadounidenses que el
establecimiento de un Ordinariato en los Estados Unidos “sería
viable”. Actualmente se están preparando los expedientes que deben
ser enviados al Vaticano para cada uno de los sacerdotes anglicanos
que desean ser admitidos en el proceso de formación, dijo.
El proceso de los fieles
Una vez que los expedientes se envíen al Vaticano, los candidatos
«dejarán de celebrar la Eucaristía anglicana» y comenzarán a dirigir
la catequesis de los fieles de su congregación que entrarán en la
plena comunión con la Iglesia Católica, dijo.

El arzobispo de Washington sugirió que los demás obispos
estadounidenses ayuden en el proceso, proporcionando lugares de culto
para las comunidades de sus diócesis, designando un sacerdote que
sirva de enlace con estos grupos; facilitando el acceso a los
tribunales diocesanos a los anglicanos, sacerdotes y laicos, cuyos
matrimonios necesitan ser regularizados, y ofreciendo los servicios
de un profesor de religión para ayudar en la preparación catequética
de estas personas.

Las preguntas que los demás obispos hicieron al cardenal Wuerl
mostraron cierta inquietud sobre cómo funcionará la relación del
Ordinariato con sus diócesis y de cómo deben responder a miembros de
otras denominaciones que se sientan atraídos por la idea del
Ordinariato. Aunque los ordinariatos están previstos para ser
plenamente católicos, conservando elementos del patrimonio anglicano,
el cardenal Wuerl reconoció que no está del todo claro cuáles son
esos elementos y cómo se van a conservar.+

AICA – Toda la información puede ser reproducida parcial o totalmente,
citando la fuente

__._,_.___

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *