Obispo Maronita: “Nunca tuvimos problemas con los musulmanes aquí”

Obispo Maronita: “Nunca tuvimos problemas con los musulmanes aquí”

Mientras participaba de un Congreso Islámico Latinoamericano bajo el tema de «Medios para promover las comunidades musulmanas en América Latina y el Caribe», que se llevaba a cabo en el Centro Cultural Islámico Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas Rey Fahd (barrio porteño de Palermo), el pasado viernes 2 de marzo, falleció el presidente del Centro Islámico de la República Argentina.

Su Excelencia Reverendísima Monseñor Charbel Merhi, obispo de la Eparquía San Charbel en Buenos Aires (Iglesia Católica Apostólica Romana de Rito Maronita), en compañía de Ernesto Saliba, Presidente de la Unión Cultural Argentino-Libanesa, se hizo presente en el velatorio en la sede del Centro Islámico de la República Argentina (San Juan 3050 Ciudad Autónoma de Buenos Aires)

El mencionado dignatario eclesiástico destacó la relación cordial con Salech en cuya gestión, el Centro Islámico de la República Argentina , mantuvo una línea “abierta, comprensiva, de colaboración”.

Monseñor Charbel Merhi, nacido en el Líbano, señaló que hace 29 años que vive en la Argentina y afirmó: “Nunca tuvimos problemas con los musulmanes. Aquí respetamos y nos respetan: nos respetamos mutuamente”.

En el velatorio se hicieron presentes, también, Su Excelencia Reverendísima Monseñor Siluán, arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina (Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa del Patriarcado de Antioquia); el presbítero Fernando Giannetti, responsable de la Comisión de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso de la Arquidiócesis de Buenos Aires, Gloria Williams de Padilla, secretaria de la Comisión Episcopal de Ecumenismo, Relaciones con el Judaísmo, el Islam y las Religiones, María Florencia Uriburu, secretaria ejecutiva del Curso de Preparación de Líderes en y para el Diálogo Interreligioso; Martha de Antueno y María Grandoli de Hrubisko, presidenta y secretaria ejecutiva, respectivamente, de la Confederación Argentina Judeo Cristiana y Jorge Rouillon y Sergio Rubín, periodistas del área religiosa.

Gente de Prensa señaló, en un comunicado, que «Samir Salech comprendió el camino del diálogo interreligioso en toda su profundidad. El Centro Islámico de la República Argentina ha perdido ‘un hermano’ y nosotros un referente que supo con enorme equilibrio abrazar a todos por el solo hecho de ser personas, creando lazos indestructibles de los que su comunidad puede enorgullecerse». Y concluyó: «Que el Señor de todos lo tenga junto a El en Su gloria. Que su memoria sea bendita».

A su vez, el Centro Islámico de la República Argentina expresó: «Nuestra comunidad perdió a un gran hermano y a un gran hombre que se empeñó en que el centro tuviera una real inserción en la sociedad argentina, desempeñando las tareas esenciales de difusión del Islam, la interacción cultural e interreligiosa y la solidaridad con nuestros hermanos de la comunidad islámica en todo el mundo». Rogó a Dios que otorgue el sosiego a sus familiares y recompense sus obras, y concluyó:»Ciertamente pertenecemos a Dios y en verdad a El hemos de retornar».

Al igual que embajadores y otros diplomáticos de países de religión musulmana, representantes oficiales saludaron a los familiares de fallecido y a las autoridades del Centro Islámico de la República Argentina , entre ellos, el secretario y el subsecretario de Culto de la Nación , Guillermo Oliveri y Juan Landaburu, respectivamente, el Director General de Cultos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Alfredo Abriani, y su antecesor, Federico Suárez.

Tras oraciones fúnebres llevadas a cabo en la mezquita Al Ahmad, (Alberti 1541 Barrio San Cristóbal – Ciudad Autónoma de Buenos Aires), los restos mortales de Samir Salech fueron llevados al cementerio islámico de San Justo, donde se realizó el sepultamiento.

Su personalidad

Samir Salech, de 63 años de edad presidía, desde 2006, el Centro Islámico de la República Argentina donde, durante más de veinte años desempeñó otros cargos, desde tesorero hasta representante legal del Colegio Argentino Árabe Omar Bin Al Jattab.

Nacido en Siria, había llegado al país siendo niño. Casado, con dos hijos, se dedicó a actividades empresarias, y era propietario de un hotel spa en Cañuelas.

Mantuvo relaciones amistosas con diversos cultos y comunidades. Entre otras instituciones, lamentaron su fallecimiento la Delegación de Asociaciones Israelitas de la Argentina (DAIA), representación política de la comunidad judía argentina; el Consejo Druso de la República Argentina , el Club Sirio Libanés y el Consejo Nacional Armenio de Sudamérica.

Su Excelencia Reverendísima Monseñor Siluán, arzobispo de Buenos Aires y toda Argentina (Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa del Patriarcado de Antioquia).

Fuentes: AICA – AJS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *