Nuevos biomarcadores: ¿Podemos prever tempranamente la presencia de alzhéimer?

Conforme hemos avanzado en el desarrollo de mejores técnicas moleculares y, con ellas, en el entendimiento de cómo se llevan a cabo los diferentes procesos fisicoquímicos al interior de la célula, hemos podido conocer, establecer o ambos, de mejor manera las características de diversas enfermedades que afectan a la población. En este sentido, si bien es muy importante seguir avanzando en la «mejor comprensión» de estos eventos, su traslación hacia la clínica parece ser el foco de muchos equipos de investigación y una tendencia ampliamente distribuida en el mundo.

Una de las «aplicaciones traslacionales» que aparecen como desafíos actuales, es poder detectar tempranamente el desencadenamiento de enfermedades, de manera de efectuar tratamientos tempranos y mejorar la calidad de vida de estos pacientes. Entonces, la descripción de nuevos y mejores marcadores que se complementen con los criterios diagnósticos actuales aparecen como una interesante alternativa para el logro de este objetivo. A partir de ello, comenzaron a describirse los mencionados «marcadores biológicos» o «biomarcadores».

En la actualidad, existen diversas concepciones de la idea de biomarcadores, de las cuales para la presente entrada utilizaremos la establecida por la U.S. Food and Drug Administration (FDA). Se entiende por biomarcador como «un marcador que puede ser medido en un sistema de testeo analítico, con características específicas bien establecidas y por las que existe un marco científico establecido o prueba corporal, que permitan elucidar la significancia clínica, farmacológica, tóxica o fisiológica de los resultados del test». Dicho de otra forma, se habla de un biomarcador cuando éste cumple con los siguientes requisitos:

1) Existen pruebas científicas o corporales suficientes de su presencia o ausencia bajo un determinado contexto (por ej., una enfermedad).

2) Es medible a través de un sistema estandarizado y establecido, que permite su reproducibilidad.

3) Su presencia o ausencia se asocia de forma específica con un determinado evento (que puede ser patológico), presentando una significancia clínica, farmacológica, tóxica o fisiológica.

En el alzhéimer, la descripción de biomarcadores se ha enfocado a la búsqueda de moléculas en el líquido cefalorraquídeo (CSF) y la sangre. Actualmente, varios tipos han sido descritos en términos de su sensibilidad y especificidad. La presencia de beta-secretasa, oligómeros β-amiloidales y proteína Tau hiperfosforilada, han sido mencionados como posibles biomarcadores, los cuales guardan relación con el metabolismo de la proteína precursora de amiloide y tau, quienes se han visto son altamente acumulados en la patología formando placas seniles y ovillos neurofibrilares, respectivamente. Así mismo, los oligómeros β-amiloidales se ha visto que guardan relación con el inicio de la acumulación de β-amiloide y la formación de placas seniles.

Desgraciadamente, estos y otros biomarcadores, si bien tienden a cumplir los requisitos ya mencionados para ser considerados como tal, su presencia permite exclusivamente el diagnóstico de la enfermedad. Sin embargo, los actuales marcadores entregan información de fenómenos metabólicos avanzados, que implican un grado de severidad y avance del alzhéimer. Es decir, la tecnología actual permite identificar la enfermedad, pero no efectuar una detección temprana de ella.

Por lo pronto, los actuales biomarcadores descritos permiten incrementar el nivel de datos para el diagnóstico diferencial, aspecto que otras técnicas ya implementadas en clínica (como la resonancia magnética nuclear y moléculas radioactivas con incorporación diferencial en placas seniles) ya permiten efectuar. En este sentido, un desafío para los grupos de investigación enfocados en el desarrollo de biomarcadores para alzhéimer, es diseñar mecanismos de detección enfocados en la detección temprana de la patología. Sin embargo, este objetivo requerirá un mayor nivel de pruebas y un mejor entendimiento de los posibles orígenes de la enfermedad, que en la actualidad permanecen desconocidos y que requerirán muchas horas más de investigación para ser dilucidados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *