Nuevo método permite dosificación más segura de anticoagulantes

Un nuevo método para medir el tiempo de protrombina (PTT) mejora la exactitud de las evaluaciones de riesgo con anticoagulantes, identificando confiablemente a los pacientes con fibrilación auricular (FA) en riesgo de complicaciones graves.

Los investigadores de la Academia Sahlgrenska de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) y la Universidad de Tecnología Chalmers (Gotemburgo, Suecia) realizaron un estudio con 19.180 pacientes con FA en tratamiento con warfarina para evaluar la asociación de tiempo en el rango terapéutico (TTR) de la Relación Normalizada Internacional (INR) y la desviación estándar del INR transformado (SDT) INR (SDT(INR)), para determinar cual es la medida más importante en el pronóstico de mortalidad por cualquier causa, accidente cerebrovascular, sangrado y hospitalización.

Los resultados mostraron que el SDT(INR) fue un pronóstico más exacto que el TTR. Una desviación estándar (DE) más alta de SDT (INR) tuvo un riesgo relativo de 1,59 en la mortalidad, en comparación con 1,18 para la SD inferior de TTR. Para el accidente cerebrovascular, sangrado, y hospitalización, el HR también fue mayor para SDT(INR) que para el TTR. Cuando ambos parámetros fueron incluidos en el mismo análisis, sólo el SDT(INR) tenía un valor predictivo significativo. El estudio fue publicado, antes de impresión, el 17 de agosto de 2011, en la revista “Thrombosis Research”.

“Nuestro método tiene en cuenta cómo la viscosidad sanguínea sube y baja. Esto significa que podemos establecer mucho más confiablemente que pacientes estaban en riesgo de un derrame cerebral, hemorragia o morir”, dijo el autor principal Marcus Lind, PhD, un investigador postdoctoral en la Academia Sahlgrenska. “Esto también es importante dado el actual debate sobre la necesidad de cambiar a algunos pacientes en que no funciona la warfarina por un tipo diferente de medicamento. El nuevo método localiza estos pacientes con mayor exactitud”.

La warfarina, actúa inhibiendo la producción de factores de coagulación dependientes de la vitamina K, lo que prolonga el PTT y se utiliza en pacientes con FA persistente que están en mayor riesgo de complicaciones tromboembólicas debido a su edad avanzada, antecedentes de enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular, o presencia de insuficiencia cardíaca izquierda; la terapia con warfarina se controla mediante el INR, que se deriva del PTT. La modalidad de tratamiento es un reto debido a la estrecha ventana terapéutica para la eficacia y el riesgo de hemorragia mayor, como la hemorragia intracraneal. Para garantizar la eficacia y minimizar el daño, el INR debe mantenerse entre 2.0 y 3.0.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *