Novedoso nebulizador trata la fibrosis quística

Un nuevo sistema de suministro de aerosol permite que los enfermos de fibrosis quística obtengan los beneficios de tratamiento con agua salada en sus casas durante la noche, mientras duermen.

El dispositivo de suministro de aerosoles pulmonares trans-nasal (tPAD) se basa en los hallazgos de que la niebla inhalada de una solución hipertónica de agua salada mejora las condiciones de los enfermos mediante la rehidratación de la capa de película mucosa que tapiza sus pulmones. El sistema nebulizador en aerosol crea una niebla salina que viaja a lo largo de una cánula larga al paciente dormido sin formar las gotas grandes generadas con un sistema estandarizado de nebulización. El tamaño pequeño de las gotas de salina es crucial para el éxito del tratamiento, puesto que tienen que ser lo suficientemente pequeñas para penetrar en lo profundo de los pulmones.

Desarrollado por Parion Sciences (Durham, NC, EUA) y la firma de desarrollo de productos, Cambridge Consultants (Cambridge, MA, EUA), el sistema de suministro de aerosol usa conceptos de dinámica de fluidos para que pueda suministrar la niebla de aerosol a través de la nariz continuamente, durante ocho horas. El dispositivo tPAD está actualmente en estudios de factor humano.

“Hemos visto evidencia de que la exposición habitual al agua saluda reduce el número de infecciones pulmonares en pacientes con FQ y disminuye los ingresos hospitalarios – pero el desafío fue desarrollar un sistema de administración óptimo”, dijo Richard Boucher, cofundador y presidente de Parion. “Convencimos a Cambridge Consultants para diseñar el sistema, dado su historial de creación de primicias mundiales en el desarrollo de dispositivos de suministro de fármacos y los resultados han superado nuestras expectativas”.

La fibrosis quística es una enfermedad genética autosómica recesiva que afecta más críticamente los pulmones, y también el páncreas, el hígado y el intestino. Se caracteriza por el transporte anormal de cloruro y sodio a través de un epitelio, produciendo secreciones gruesas, viscosas. El nombre hace referencia a la cicatrización característica (fibrosis) y la formación de quistes dentro del páncreas, reconocidos, por primera vez, en la década de 1930. La dificultad para respirar es el síntoma más grave y genera infecciones pulmonares frecuentes que se tratan con antibióticos y otros medicamentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *