Novedoso método de reconstrucción craneal reduce daño cerebral

Un método más seguro para reemplazar el hueso craneal removido después de la cirugía cerebral produce menos complicaciones que la restauración estándar, según un nuevo estudio.

Investigadores de la Universidad Johns Hopkins (JHU; Baltimore, MD, EUA) ha desarrollado una técnica multidisciplinaria para la reconstrucción craneal secundaria, el procedimiento usado para restaurar la pieza del cráneo removida para acomodar la inflamación cerebral causada por una lesión cerebral, infección, tumor, o apoplejía. El periodo de tiempo entre la remoción y el reemplazo hace que el cuero cabelludo se adhiera a la capa externa del cerebro; cuando se retira el cuero cabelludo en preparación para la reconstrucción secundaria, el paciente frecuentemente está en riesgo de sangrado, convulsión, apoplejía, e infección. En algunos casos, el hueso reemplazado o el implante debe ser removido de nuevo.

El nuevo método, llamado craneoplastia  de incrustación pericraneal, incluye retirar solo las tres capas superiores del cuerpo cabelludo de cinco capas, permitiendo intercalar el hueso o el implante entre las capas. Los investigadores dicen que esta innovación no solo previene la lesión  cerebral, sino que también reduce el riesgo de infección suministrándole al hueso delicado o al implante acceso al suministro de sangre en el cuero cabelludo desde las capas superiores y las inferiores.

En el estudio, los investigadores revisaron 50 pacientes consecutivos, comprendiendo 46 craneoplastias usando el método de incrustación pericraneal, junto con 4 reconstrucciones de tejido blando temporal aisladas con líquido polimetil metacrilato (PMMA). De las 46 craneoplastias, solo un colgajo óseo autólogo desarrolló una infección profunda necesitando la remoción del colgajo óseo. A la fecha, ninguno de los implantes personalizados aloplásticos ha desarrollado alguna infección que requiera remoción. El estudio describiendo la técnica nueva fue publicado el 24 de enero de 2014, en la revista Journal of Neurosurgery.

“A todos se les ha enseñado durante 120 años a pelar completamente el cuero cabelludo”, dijo el autor principal, el cirujano cráneo-facial, Chad Gordon, DO, un profesor asistente de cirugía plástica y reconstructiva del JHU. “Pero al no perturbar el cerebro, conseguimos resultados mucho mejores. Esta es una manera más segura, más simple, de hacer una cirugía muy compleja”.

Idealmente, los cirujanos restablecen el cráneo en el procedimiento de reconstrucción craneal secundario usando la misma pieza de hueso removida durante la operación original, que es almacenada en un congelador entre las operaciones. En algunos casos, los cirujanos deben sustituir el hueso original con un implante personalizado hecho de PMMA, que se ha usado de forma segura desde los 1960.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *