NOTICIAS SOBRE LOS MINUANES

Todos tienen la cabeza y los pies desnudos, no llevando otra vestimenta que el manto. (…). Unos lo colocan sobre el hombro derecho y otros sobre el izquierdo, con el pelo hacia afuera o hacia adentro, según llueva o haga buen tiempo. Los que yo he visto estaban bien conformados; tenían el cuerpo derecho, la pierna y el brazo bien torneados, el pecho ancho, todos los músculos del cuerpo bien definidos. Frente alta , boca grande, nariz ancha, un poco aplastada hacia la punta, labios de mediano grosor, dientes blancos, cabellos largos, negros, caídos negligentemente alrededor del cuello, e inclusive , algunas veces sobre la frente. Los hombres pasa la vida dedicados a la caza, a la pesca y a andar a caballo , siendo así que son excelentes jinetes. Los viejos presiden cada toldería y permanecen en sus habitaciones con los jóvenes y las doncellas que aún no tienen fuerzas como para hacer un trabajo pesado. Toda su forma de gobierno consiste en respetar a los ancianos. Son notablemente diestros en el manejo del lazo , la lanza y el arco ; raramente fallan un tiro de lazo , inclusive a caballo , y corriendo a rienda suelta (Dom. A. J. Pernetty de “Descripción de Montevideo durante la gobernación de J. J. de Viana -año 1764)

OTRO TESTIMONIO

Su estatura es prócer y muy membrudos : su color americano o de bronce ; su pelo negro, grueso y largo un poco cortado por la frente ; la barba muy escasa y solamente la tienen en el labio superior formando largos bigotes y muy pocos pelos en la perilla o barba; los ojos negros algún tanto oblicuos y no tan chicos como se ponderan ; la cara más bien es larga y ancha; la parte inferior del rostro estrecha ( y anchas las espaldas) ; la frente no muy chica : los dientes bien conservados y muy iguales ; boca y labios regulares ; nariz un poco aguileña ; pies y manos pequeños. En una palabra, nada tienen de monstruoso ni deforme los hombres primitivos del país que ocupamos y que eran los verdaderos dueños de esta campaña. Sus armas son la lanza, la flecha , la honda y las bolas. La primera y la última son de la caballería; ambas temibles. (…)
Las manejan con una destreza increíble y las hacen aún más temibles por su fuerza y su destreza en el caballo. De las bolas usan contra los jinetes y son tres, cada una con una cuerda de una braza que cuelgan del mismo nudo, y tomando una de ellas revolotean las otras dos, como se hace con la honda, y después que han tomado impulso, las arrojan contra los pies de los caballos , los que sintiéndose enredados corren y dan de coces y con esto se acaban de enredar y caen ; otras veces dan con ellas a los mismos jinetes, los que también aturdidos caen en tierra: las hay que pesan media libra y las menores las usan para los avestruces juntándose muchos para ello, pues son muy ligeras esas aves(…) (Dámaso Antonio Larrañaga (1813)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *