Nostalgia, anhelo por el pasado

Piense en sus juegos preferidos de la infancia. ¿Los recuerda? ¿Y su primer día de escuela? De no ser así, intente rememorar una experiencia agradable de sus últimas vacaciones. Si experimenta un «sentimental anhelo del pasado» está sintiendo lo que los diccionarios definen como nostalgia.
Un ejemplo magnífico para ilustrar este sentimiento es la «estalgia», la nostalgia que sienten muchos alemanes que fueron ciudadanos de la extinta República Democrática Alemana (RDA) cuando piensan en los tiempos anteriores a la caída del muro de Berlín. Si bien justo después de la reunificación del país rara vez afloraba la nostalgia entre la población, con el transcurso del tiempo la seducción de Occidente fue cediendo; como consecuencia, numerosas personas de los nuevos estados federales alemanes desarrollaron una especie de nostalgia del «pasado». Incluso hoy sigue existiendo allí un auténtico boom de productos típicos de la RDA: la Club-Cola, las galletas Wikama, los pepinos del bosque del Spree o el requesón Leckermäusen.
Los sentimientos nostálgicos nos invaden con frecuencia. En 2006 preguntamos a 172 estudiantes de la Universidad de Southampton: «¿Con qué frecuencia siente nostalgia?». El 79 por ciento de los entrevistados reconoció tener pensamientos nostálgicos del pasado al menos una vez a la semana. El 16 por ciento informó que experimentaba incluso a diario este tipo de añoranza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *