“Nos reinventamos en otras culturas”

No nos vencieron. Nos levantamos de la muerte, del exilio. Nos reinventamos en otras culturas, con otras lenguas, con otros sones”, afirman Aminie Calderón Tapia y Rosa Gutiérrez Silva, ambas chilenas y residentes en Europa. Ambas perseguidas y detenidas por la última dictadura militar en Chile, autoras y compiladoras del libro Eramos liceanas en septiembre del 73 (Planeta de Papel Ediciones). El libro, que se presentará este año en la Argentina, ganó en 2012 el Concurso Literario de Escrituras de la Memoria en Chile por su aporte a la memoria colectiva e histórica. EnEramos liceanas…, las autoras reúnen testimonios de estudiantes del Liceo N° 1 de Niñas de Valparaíso, el más antiguo liceo fiscal de Chile, que tras el golpe que derrocó al gobierno de Salvador Allende fueron sacadas de las aulas y de sus hogares, en buena medida con la complicidad de sus propias docentes.

“La idea del libro surgió al encontrarnos después de 32 años en París, el 11 de septiembre del año 2005, en la Plaza Salvador Allende. En aquella ocasión constatamos que no se había realizado ningún trabajo sobre la violación a los derechos humanos de los estudiantes secundarios en la región de Valparaíso. Fue así como iniciamos esta maravillosa aventura en pro del rescate de la memoria histórica, sobre el rol de los jóvenes que lucharon y participaron en los mil días del gobierno de la Unidad Popular. Empezamos a recorrer los recovecos de la memoria de aquellos años cuando éramos liceanas vestidas de uniforme azul y blusa blanca llevando maletas cargadas con sueños y esperanzas. En un mundo feliz e inocente, que de la noche a la mañana fue transformado en una pesadilla el fatídico 11 de septiembre de 1973”, contaron las autoras en la presentación del libro en el Museo de la Memoria de Santiago, en diciembre de 2012.

Testimonios de un puñado de niñas, que ya adultas vuelven la mirada esos días: primero los de escuela, sueños y esperanzas; luego aquellos otros en los que todo se oscureció. Muchas pasaron días y noches en celdas húmedas y sufrieron reiterados interrogatorios, sesiones de tortura y abusos; otras, varias, perdieron a sus familias. Hubo quienes se quedaron y quienes se fueron. Rosa Gutiérrez Silva vive desde hace años en Francia y Aminie Calderón Tapia en Bélgica, fue su encuentro, tras 32 años de ausencia, lo que originó la búsqueda de las ex liceanas detenidas y la creación de este libro que es un documento.

-Hizo falta mucho tiempo para poder parir estas historias, estos testimonios… 
-Sí, hizo falta mucho tiempo y, sobre todo, paciencia. Empezamos a buscar los retazos de memoria de todas las amigas y a animar un blog del Liceo: “Memoria Trunca”, en el cual se hablaba de los momentos liceanos pero siempre se cruzaba el tema político. Empezamos a detectar las posibles intervinientes en el libro y a darnos cuenta de que no sólo estaban las que habían sido detenidas como nosotras sino las testigos y los familiares.

-Sobre la creación de “Eramos liceanas…” debieron tomar varias decisiones, ¿cómo resolvieron que se organizara a partir de los testimonios de cada una de las compañeras sin otra intervención?
-Sabemos que nuestros dos testimonios son la columna vertebral y en ellos se cruzan todos los otros. Luego está el capítulo de la verdad y el de nuestros padres, ya que ahora que tenemos la edad que entonces tenían ellos, entendemos lo que habrán sufrido. Es vital la primera persona, le da intensidad y sobre todo realismo, además de credibilidad al relato.

-Rosa cerrás tu testimonio afirmando que es tiempo de trabajar en la memoria, ¿cuánto de los testimoniado en “Eramos liceanas…” continúa en el orden de lo no dicho, de lo silenciado en Chile?
-Es un punto re delicado el que mencionás. Nosotras continuaremos no callando y denunciando la situación, lo que pasó. Pero muchas cosas quedaron en lo no dicho y lo silenciado en Chile. Ha habido amigas y compañeras que no quisieron hablar. Sabemos que Valparaíso es una sociedad bastante conservadora y que hay valores relacionados con la Marina enquistados en el imaginario social y sabemos que jamás, por ejemplo, tendremos un memorial en la Academia de Guerra Naval como el que existe acá, en Buenos Aires, en la ESMA. Entre las cosas no dichas quedan muchas. Hay amigas que mandaron a la basura sus recuerdos liceanos a pesar de haber sido detenida toda su familia… viven en Europa y han rehecho felizmente su vida. Casi todas logramos reinsertarnos socialmente… y eso es muy importante, no deseamos victimizarnos. Hemos sido cuestionadas y juzgadas pero seguiremos adelante trabajando por la memoria, usando los escenarios a los que nos inviten y re-invirtiendo toda nuestra energía en ello.

-El libro está poblado de relatos de vida, sueños, luchas. El día a día de un grupo de mujeres de corta edad avasallado por la dictadura. ¿Cómo fue volver a ese presente de niñas?
-Ha sido maravilloso volverse a encontrar y reconocerse en canciones, en juegos y maneras de ser. Además de ver cómo cada una creció, asistimos a los momentos gratos de cada una al vernos con familias, con hijas e hijos, y hasta nietos. No nos vencieron. Nos levantamos de la muerte, del exilio. Nos reinventamos en otras culturas, con otras lenguas, con otros sones. Quedarán siempre cosas no dichas aunque la mayor parte de las situaciones se continúa aclarando. Aún las más difíciles. Ya que lo siniestro tocó espacios inimaginables de nuestros jóvenes años.

-¿Cómo consideran que sus testimonios pueden prender entre los más jóvenes?
-Lo que más esperamos es que este libro esté en cada biblioteca de Chile. Con los jóvenes tenemos una deuda que hoy se magnifica con la lucha por una educación menos elitista y gratuita.

-Ambas residen en Europa, ¿qué conciencia existe en los países en los que viven de lo que sucedió en Sudamérica en las últimas dictaduras militares?
-La conciencia con respecto a lo que golpeó a las democracias en America Latina en los 70 es increíble, muy clara y la información ha sido abundante. Los chicos lo estudian en la escuela, está en la currícula. Mi hijastro Harald está en cuarto año en Francia y en Derechos Humanos y Educación Cívica estudia la vida, por ejemplo, de Miguel Angel Estrella. Es súper emocionante verlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *